FALLECIMIENTO DE DIEGO LUQUE LORA

Con extraordinario pesar hemos recibido la noticia del fallecimiento repentino del hermano Diego Luque Lora, conocido cofrade de Córdoba, diputado mayor de gobierno de la Hermandad de La Paz y Esperanza y responsable de Protocolo y miembro de la Comisión de Estación de Penitencia de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba. Hombre de extraordinaria afabilidad y cordialidad, siempre atento y en permanente actitud de callado servicio, emanaba precisamente esa Paz tan necesaria en los tiempos que vivimos, la Paz que nos otrogó Cristo, la Paz de la Señora que lo ha recibido en sus brazos a la entrada del Paraíso. Que nuestro abrazo llegue en estos difíciles momentos a su familia, a la Hermandad de Capuchinos, a la Agrupación de Cofradías, con el más profundo sentimiento de pesar por tan sensible pérdida.

NUEVA SEDE CANÓNICA

Vista la propuesta de la Junta de Gobierno de la Hermandad Universitaria, reunida el pasado día 11 de marzo de 2012, en la que se solicita como nueva sede canónica la iglesia del Juramento de San Rafael, avalada dicha propuesta por el consiliario de la Hermandad, Ilmo. Sr. D. Manuel Pérez Moya, Párroco de El Sagrario de la S. I. C. y Deán del Cabildo Catedral, e igualmente por el Rector del la iglesia del Juramento, Ilmo. Sr. D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, teniendo conocimiento el Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías de Córdoba, Ilmo. Sr. D. Pedro Soldado Barrios, el Consejo Episcopal, presidido por el Excmo. y Rvmo. Sr. D. Demetrio Fernández González, Obispo de Córdoba, en reunión celebrada el martes 13 de marzo de 2012, acordó establecer la nueva sede canónica de la Hermandad Universitaria de Córdoba en la iglesia del Juramento de San Rafael. Laus Deo. Gaudeamus.

CÁRITAS DIOCESANA, CORDOBESA DEL AÑO

El Diario Córdoba ha elegido entre los «Cordobeses del Año 2011» a Cáritas Diocesana de Córdoba. Desde aquí queremos felicitar a este organismo que tanto hace por llevar el amor a los necesitados. Nuestro apoyo y afecto para todos los voluntarios que colaboran con la institución y especialmente para el Delegado Diocesano, D. Manuel Hinojosa Petit, la Directora, Dª. María Dolores Vallecillo Fernández y el Secretario General, D. Salvador Ruiz Pino.

ÚLTIMOS CULTOS EN SAN PEDRO DE ALCÁNTARA

El pasado día 2 de febrero de 2012 solicitó la Hermandad Universitaria una entrevista con el Rector del Seminario Redemptoris Mater para tratar de acomodar los cultos de la Hermandad sin entorpecer la normal actividad del Seminario. El Rector comunicó entonces que, aunque el Obispado permitía en principio que la Hermandad permaneciera en su sede canónica de San Pedro de Alcántara, el Seminario nos rogaba que abandonáramos la iglesia.

La nueva situación fue comunicada a los hermanos en el Cabildo General de 5 de febrero. Solicitada audiencia con el Vicario General, éste informa telefónicamente que el Obispado no ha dado orden de desalojo, sino de que ambas instituciones se pusieran de acuerdo para la normal convivencia; pide a la Hermandad un informe para elevarlo al Consejo Episcopal. Dicho Consejo, reunido el día 21 de febrero de 2012, acuerda que la Hermandad debe buscar otra sede y delega en el Vicario de la Ciudad para que inicie los trámites, que han de llevarse sin prisas, pero tendiendo a lograr el objetivo.

Dadas las circunstancias, los cultos mensuales de la Hermandad celebrados el 3 de marzo, como todos los primeros sábados, serán los últimos que se tengan en la que ha sido sede canónica y capilla de la Hermandad Universitaria desde su fundación en 1989. En medio de la zozobra brillaba la imagen de Nuestra Señora de la Presentación, que ocupa desde 1990 su camarín, en el que se puede leer el lema: Gaudeamus igitur, iuvenes dum sumus, “Así pues alegrémonos, puesto que somos jóvenes”.

Como cualquier otro primer sábado, comenzaron los cultos a las 19:30 h. con el rezo del Santo Rosario, dirigido por el Hermano Mayor, y el del Ejercicio de las Cinco Llagas, por el Vicehermano Mayor. Presidió la Eucaristía el R. P. D. Miguel Enrique de Castro Pastor, Director del Secretariado Diocesano de Pastoral Universitaria, acolitado por el Secretario de la Hermandad. En la homilía se refirió a la Cuaresma como tiempo de amor y reconciliación. Destacó la fe, la profunda confianza en Dios, que se manifiesta en Abraham, quien no duda en sacrificar a su único hijo, Isaac, porque se lo pide el Altísimo. Desde la lógica filosófica, tanto en Kant como en Kierkegaard, resulta un episodio incomprensible, pero desde la dimensión del amor significa la entrega total, reflejo y premonición del Padre que entrega al Hijo para la salvación del género humano. La vida está llena de dificultades, como el camino de la propia Hermandad, pero los designios del Señor no siempre podemos entenderlos y, al final, siempre resplandecerá el Amor de Dios. Ese amor que se manifiesta a cada uno de distinta forma y en distintas circunstancias de la vida, pero que, con seguridad, lo hemos sentido en nuestro interior más de una vez. Es el Dios que se manifiesta ante sus discípulos elegidos y que les pide que guarden silencio sobre lo que han visto, hasta que muera y resucite, algo que debió resultarles absolutamente incomprensible.

Terminó la celebración con el canto de la Salve Regina y, a continuación, los hermanos se dirigieron a la Casa de Hermandad para seguir el curso de formación, dirigido por el Consiliario, Ilmo. Sr. D. Manuel Pérez Moya, Párroco del Sagrario de la Santa Iglesia Catedral.