• Home
  • Autor: hermandad

FIN DE CURSO 2021

En la solemnidad de San Pedro y San Pablo, 29 de junio de 2021, aniversario de la reconquista de Córdoba por el rey Fernando III el Santo, celebró la Hermandad Universitaria su tradicional Misa de Fin de Curso. Se preparó el altar en la capilla de nuestros titulares, presidiendo el consiliario, D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, con ayuda de NH Juan Carlos Jiménez Díaz como acólito.

Hizo las lecturas NH Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez. Presidió la mesa de oficiales el hermano mayor, Alberto Villar Movellán. Asistió al acto el presidente del Foro Universitario Synthesis, D. Luis López Bellido, acompañado de su esposa, D.ª Mercedes Garrido.

D. Fernando glosó en la homilía las diferentes personalidades de San Pablo y San Pedro. El primero es un fariseo converso. Se podría haber estancado en la conversión, pero, al contrario, ello cambió su vida acomodada por otra de sufrimiento. El predicar a Cristo le proporciona flagelaciones, persecuciones, cárcel y, además, el ridículo de Atenas. Pero él se mantiene firme, como en una carrera. Pedro ama al Señor, pero confía en sí mismo más que en el maestro, como se ve en pasaje de Cristo sobre las aguas. Cuando piensa en sí mismo, Pedro se hunde, y es Jesús quien tiene que salvarlo. Lo traiciona luego y es Jesús quien lo perdona, hasta que finalmente da su vida por Cristo.

Para nosotros ésta es la reflexión: ¿confiamos en Cristo o en nosotros? El Señor se nos da como salvación y promete salvarnos: “Yo estaré con vosotros” Y nos lo asegura: “Las puertas del Infierno no prevalecerán”.

Al final de la Santa Misa el hermano mayor tomó juramento de Reglas al nuevo hermano Enrique José Aguilar, en presencia del celebrante y del vocal consiliario primero. Le hizo entrega del diploma de recibimiento y de una Medalla Milagrosa, recuerdo que se ofrece a todos los nuevos hermanos desde 2017, en que la Hermandad peregrinó al santuario de la Virgen de la Medalla Milagrosa de la Rue du Bac, en París. Como se recordará, la Hermandad Universitaria fue erigida canónicamente por monseñor Asenjo Pelegrina el 27 de noviembre de 2006, fiesta de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.

LA HERMANDAD UNIVERSITARIA CON EL CONSEJO SOCIAL

El pasado 23 de junio acudió el hermano mayor, Alberto Villar Movellán, al Consejo Social de la Universidad de Córdoba, invitado por su presidente, D. Francisco Muñoz Usano. El presidente recibió muy afectuosamente al hermano mayor en su despacho del edificio Pedro López de Alba, donde se entrevistaron largo rato, interesándose D. Francisco Muñoz por las relaciones existentes entre la Universidad de Córdoba y la Hermandad Universitaria y ofreciéndose para colaborar en todo aquello que pueda redundar en beneficio de ambas instituciones. El hermano mayor se comprometió a tenerle informado de todas las actividades de la Hermandad, ofreciendo igualmente su colaboración en materias de interés común. La Hermandad Universitaria agradece vivamente esta invitación, que refuerza los lazos de unión de la corporación con la UCO, a la que estuvo siempre ligada desde su nacimiento en 1989 y expresamente por convenio desde 2008.

OCTAVA DEL CORPUS CON LA HERMANDAD DEL PRENDIMIENTO

Invitada nuestra Hermandad por la Hermandad Salesiana del Prendimiento, acudió en representación el hermano mayor, Alberto Villar. La solemne ceremonia eucarística de la Octava del Corpus, el domingo 13 de junio de 2021, cerraba la celebración del triduo dedicado en honor del Santísimo Cuerpo y Preciosísima Sangre de Cristo. A su llegada al Santuario de María Auxiliadora, fue recibido N H Alberto Villar por el hermano mayor del Prendimiento, Francisco Javier Martínez Gómez. Presidió la Eucaristía el Rvdo. P. D. Javier Sánchez Martínez, vicario de la Parroquia de Santa Teresa, miembro de la Delegación de Liturgia. En la homilía hizo una excelente exposición catequética de nuestra relación con Cristo Eucarístico, tanto en la Santa Misa como en el Sagrario, insistiendo en cómo ha de ser nuestra actitud hacia Él, de silencio, de ofrecimiento, de celebración.

La Santa Misa estuvo acompañada en todo momento con el canto del Coro y Orquesta Auxilium Christianorum y magníficamente servida por el cuerpo de acólitos de la Hermandad Salesiana. Al término de la Eucaristía se desarrolló la procesión claustral con su Divina Majestad, que discurrió por la iglesia y los patios del Colegio Salesiano, cerrándose la solemne celebración con la bendición y reserva. La Hermandad Universitaria agradece la invitación para asistir a estos cultos y la muy honrosa deferencia de ofrecerle portar una de las varas del palio del Santísimo.

CHARLA FINAL DEL CURSO ACADÉMICO

El sábado 12 de junio, a las 20:00, tuvo lugar la última charla del curso académico 2020-2021, a cargo de Doña María Trinidad Lechuga Varona, delegada en Córdoba de Ayuda a la Iglesia Necesitada, que desarrolló el tema “Cristianos perseguidos: la cruz y la luz en Siria”.

Introdujo la sesión el hermano mayor, Alberto Villar, haciendo una consideración sobre la extraña senda de este curso, que empezó esperanzadamente siendo presencial, para tener que seguir a distancia, mediante la red informática, a causa de la pandemia. Era su intención que, ahora que se han suavizado las precauciones, pudieran reencontrarse de nuevo los hermanos en la formación presencial. Agradeció la disponibilidad de la ponente, a quien le solicitó, gracias a los buenos oficios de N H José Ramón Molina, que nos hablara de la situación de los cristianos en Siria, especialmente de los estudiantes a quienes la Hermandad había ayudado por medio de la campaña de becas de Ayuda a la Iglesia Necesitada. Pidió la doctora Lechuga Varona, médico de familia, que ostenta cargos importantes, tanto diocesanos como administrativos, que se la presentara como esposa, madre y abuela.

La ponente agradeció la ayuda de la Hermandad a los universitarios de Alepo y explicó a continuación cómo esa ayuda de Iglesia Necesitada se concibe mediante campañas anuales por diversas partes del mundo y que no son, por tanto, ayudas nominales, sino apoyo a una colectividad que lo necesita, como por ejemplo puede ser el grupo de estudiantes de Marmarita, que se ofrece para ayudar desinteresadamente a otros compañeros, sin distinguir raza, sexo o religión. Describió las difíciles circunstancias de la Iglesia en el llamado Valle de los Cristianos y la esperanza y alegría que, sin embargo, afloran en estas comunidades cristianas que viven en peligro constante por causa del islamismo radical.

Al término de la charla, el hermano mayor ofreció a la doctora Lechuga Varona un marco de mesa plateado con imagen del Santo Cristo de la Universidad, en recuerdo y agradecimiento por esta charla que cierra el actual curso académico en la Hermandad Universitaria.

CORPUS CHRISTI EN LA CATEDRAL

El domingo 6 de junio de 2021 se celebró la solemnidad del Corpus Christi. Invitadas las Hermandades por el Cabildo Catedral, acudió la Hermandad Universitaria a las 11:30 al Patio de los Naranjos. La representación estuvo este año limitada a tres hermanos, a causa de las precauciones sanitarias establecidas por la pandemia. La integraron el hermano mayor, Alberto Villar, la vicehermana mayor y tesorera, Amalia Hidalgo, y el diputado mayor de gobierno, Daniel Luque, portando estandarte y dos varas.

Presidió la ceremonia el Obispo diocesano, D. Demetrio Fernández, actuando el coro de la Catedral, dirigido por el canónigo D. Antonio Murillo, acompañado por el órgano, a cargo de Clemente Mata. El prelado saludó a las autoridades municipales, civiles y militares, al Cabildo, a las instituciones de vida consagrada y a las hermandades y cofradías. Destacó en la homilía el sentido de la caridad en este día, que es la fiesta grande de Cáritas.

Al término del pontifical se organizó la colocación de las hermandades a lo largo del recorrido de la procesión. Como el año pasado, el muro sur del templo estaba adornado con tapices y reposteros. La procesión, presidida por el Santísimo en la hermosa custodia de Enrique de Arfe, estuvo formada por los seminaristas, clero capitular, obispo y autoridades. Transcurrió, al igual que el pasado año, por el Patio de los Naranjos, recibiendo el homenaje del pueblo y de los cofrades.

Cuando estaba acabando el itinerario claustral, la organización ofreció a las representaciones de las Hermandades la posibilidad de acceder a la capilla mayor, para asistir a la bendición y reserva. La Hermandad Universitaria aceptó la invitación, colocándose ante el pilar noroeste de la cúpula del crucero. Con este emotivo acto litúrgico concluyó la celebración del Corpus.

FIESTA DE REGLA DEL SANTO CRISTO DE LA UNIVERSIDAD 2021

El Jueves de Corpus, 3 de junio de 2021, tuvo lugar la celebración de la Fiesta de Regla del Santo Cristo de la Universidad. Pasadas las limitaciones más rigurosas de la pandemia, pero todavía con las precauciones debidas, se volvió a montar el altar de cultos, presidido por nuestro venerado Titular, alumbrado por los cuatro hachones del paso, con el calvario antiguo, que ahora tiene habitualmente en la capilla, y un sencillo centro de siempreviva morada.

Ofició la ceremonia el consiliario, Ilmo. Sr. D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, que celebró la Misa Votiva de la Santísima Eucaristía, sirviendo como acólitos NN HH Daniel Luque Ramírez y José Cabrera Torres. El acompañamiento musical corrió a cargo del cuarteto compuesto por Concepción Martos, soprano, Cristina Serrano, contralto, Juan Gay, tenor, y Esteban Serrano, bajo, todos dirigidos por Emilio Arroyo, que interpretó también al teclado. Tras la entrada con el Cantate Domino de Giuseppe Ottavio Pitoni, interpretó el coro la Misa Pane di vita nuova de Marco Frisina, así como el Ave Verum, de Emilio Arroyo, y, en la acción de gracias, el coral para cuatro voces A Cristo Crucificado, de este mismo autor, que se estrenó en esta ocasión, puesto que está dedicado al Santo Cristo de la Universidad.

Hizo la Lectura N H Miguel Rodríguez-Pantoja. En la homilía hizo D. Fernando una exégesis de la Fiesta del Corpus Christi, cuyo origen está en las visiones de Santa Juliana de Cornillon en Lieja, siendo instituida por el papa Urbano IV en 1264, tras el milagro eucarístico de Bolsena, el año anterior. El Oficio y la Misa propia fueron preparados por Santo Tomás de Aquino e incluyen los himnos más conocidos, como Pange Lingua, Panis angelicus Adoro te devote y otros. Es una fiesta instituida contra los que negaban la real presencia de Cristo en la Eucaristía, para reafirmar que se encuentra en ella en plenitud, Cuerpo y Sangre de Cristo, Dios y Hombre verdadero. En el siglo XX, el teólogo Karl Rahner decía que si no se produce la transubstanciación en la Eucaristía es que Dios no podía actuar sobre nosotros. En el pan y el vino está Cristo verdaderamente en todo su ser, con el Espíritu, cuya esencia permanece en nosotros, una vez desaparecidas las especies. Así es como Dios interviene en nuestras vidas para cambiarnos, interviene en la historia para cambiarla.

Otra reflexión hizo comparando la imagen del Santo Cristo de la Universidad con la Eucaristía, puesto que es Cuerpo entregado y Sangre derramada. La Eucaristía es el sacrificio de Cristo en la cruz, por eso decimos: anunciamos tu muerte y proclamamos tu resurrección. El Señor anticipa su entrega en la Última Cena, de modo que entendamos que Él, libre y voluntariamente, entrega su Cuerpo y su Sangre. No son sus verdugos, los dirigentes judíos ni los romanos quienes lo entregan, sino que se entrega Él a su propio sacrificio, de modo que él es sacerdote, víctima y altar.

Pero cabe preguntarse ¿era necesaria tanta crueldad? Aunque se le suele representar dulcificado, la Sábana Santa y esta imagen del Santo Cristo nos muestran que fue de una crueldad inusitada. Hay en el Libro de Job un dialogo entre Dios y Satanás, en el que éste le tienta diciendo que, si le quita las riquezas, le negará. Dios le permite la prueba y pierde así a toda su familia, luego las riquezas, y sigue fiel. Finalmente, Dios le permite que le hiera, pero sin quitarle la vida. En el caso de Cristo, le quita incluso la vida. El Demonio no tiene cuerpo y, por tanto, tampoco tiene tiempo. El hombre, tiene cuerpo y está sometido al cambio mediante el tiempo. Era necesario demostrar que el hombre puede elegir a Dios frente a Satanás, aunque le arrebaten la vida. No hubo mayor mal en la historia que la muerte de Cristo; sin embargo, Dios lo resucitó. A veces Dios permite el mal entre los hombres, pero al final, salvará a sus fieles.

Pero la salvación -continuó como tercera reflexión- es libre, podemos escogerla o rechazarla, y esto es lo que vamos a cantar en los versos del Soneto a Cristo Crucificado. En efecto, el cristiano no se mueve por la recompensa, como si fuera un mercenario, ni por el miedo al castigo, como los esclavos. El Señor nos quiere hijos, que se mueven por el amor, hasta el punto de dar la vida por la salvación de los hombres. El amor de Dios llega a la entrega de su Hijo y la respuesta sólo puede ser de amor; por eso dicen los versos: me mueven tus afrentas y tu muerte. Cantemos ese himno y pensemos cuál es nuestra respuesta ante la Eucaristía, cuál es nuestra respuesta ante este Crucificado que lo ha dado todo. Participar en la Eucaristía es entregarse por los demás con Cristo. Pidamos con fe para que el Señor nos ayude a comprender este profundo misterio.

Terminada la homilía, se hizo la pública Protestación de Fe, que dirigió N H Miguel Rodríguez-Pantoja, y, a continuación, el hermano mayor impuso la medalla de la Hermandad a N H Cristina Alcántara. Tras la Comunión sonó por primera vez el coral A Cristo Crucificado y, después de la Bendición, se entonó como final la Salve Regina, en honor de Nuestra Señora de la Presentación.

Terminada la Eucaristía, Emilio Arroyo hizo entrega al hermano mayor de la partitura dedicada del coral recién estrenado, correspondiendo Alberto Villar, en nombre de la Hermandad, con un cuadro con foto del Santo Cristo, en agradecimiento por la donación de la hermosa composición musical y en recuerdo de este día.

El hermano mayor agradeció personalmente la asistencia a los representantes de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, y de las hermandades del Prendimiento y San Rafael, posando finalmente los asistentes, para dejar constancia fotográfica de esta fiesta tan especial en honor del Santo Cristo de la Universidad.

  • Durante los dos días siguientes, en los que el Santo Cristo permaneció en el altar de cultos, se le dedicaron las misas de las 11:00. El viernes, presidida por D. Fernando Cruz-Conde, se celebró la Santa Misa de la Preciosísima Sangre de Cristo. El sábado, aunque regía la memoria obligatoria de San Bonifacio, el celebrante, Ilmo. Sr. D. Domingo Moreno Ramírez, hizo mención igualmente de María al pie de la cruz, que de ordinario cierra el triduo cuando la liturgia lo permite. D. Domingo explicó en la homilía el papel de Nuestra Señora, que veneramos con el título de Presentación, en su relación con Dios y su ofrecimiento al Padre en todo momento, hasta acabar su misión al pie de la cruz. Al término de ambas Eucaristías el hermano mayor dio lectura al Soneto a Cristo Crucificado.

 

 

LA HERMANDAD UNIVERSITARIA EN LA FIESTA DE SAN RAFAEL

Invitada por la Ilustre Hermandad del Arcángel San Rafael, acudió la Hermandad Universitaria, como todos los años, a la Misa de Regla que celebra la Ilustre Hermandad el 7 de mayo, día que conmemora las apariciones del Arcángel al padre Roelas en el año 1578. Estas apariciones, en las que el santo arcángel se proclama Custodio de Córdoba, tienen lugar precisamente en el sitio donde luego se construyó la actual iglesia, exactamente bajo la cúpula, que es donde estaba situada la alcoba del venerable Roelas.

Presidió la ceremonia el consiliario de la hermandad y rector del Juramento de San Rafael, Ilmo. Sr. D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, y acompañó a órgano Clemente Mata. Al ofertorio, el hermano mayor, Manuel Laguna, impuso las medallas a los hermanos que las habían solicitado. Terminada la misa, se procedió a la ofrenda floral, por parte de las instituciones de Córdoba que tienen a San Rafael como patrón, así como por las hermandades, tanto de penitencia como de gloria, que se sumaron a la fiesta. Por parte de la Hermandad Universitaria asistieron el hermano mayor, Alberto Villar Movellán, y el diputado mayor de gobierno, Daniel Luque Ramírez, que hizo entrega del ramo de ofrenda al hermano mayor Manuel Laguna.

Al término del acto, Manuel Laguna agradeció la asistencia de los presentes y se refirió al magnífico paso para San Rafael que están tallando los hermanos Higuera y que poco a poco se va haciendo realidad. Precisamente, para que se vea el avance de la obra, el paso permanecerá expuesto en la iglesia a lo largo de su construcción. Han llamado especialmente la atención los espectaculares candelabros arbóreos.

CELEBRACIÓN DE LA SÁBANA SANTA

Como todos los días 4 de mayo, fiesta de la Sábana Santa, celebró la Hermandad Universitaria el recuerdo de la santa reliquia en que se basa la imagen del Santo Cristo de la Universidad. Presidió la ceremonia nuestro consiliario, Ilmo. Sr. D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, y acolitó NH José Cabrera.

Por primera vez tuvo lugar en el oratorio de la Sábana Santa de la iglesia del Juramento de San Rafael, lo que significa, como advirtió D. Fernando, que, en ese mismo acto litúrgico, con la celebración de la Santa Misa, quedaba bendecido el altar. De acuerdo con las normas litúrgicas actuales, las reliquias de los mártires se colocan bajo el altar y no en el ara. En este caso se trata de las reliquias de los Santos Mártires Carmelitas de Montoro, el Beato P. José María Mateos y sus tres compañeros.

Hizo la monición de entrada el hermano mayor, Alberto Villar, recordando el decreto pontificio de Julio II, por el que se instituye la Misa y Oficio de la Sábana Santa, así como las reflexiones que dedicaron a esta reliquia los papas Beato Pablo VI y San Juan Pablo II. La lectura y salmo corrieron a cargo de NH Miguel Rodríguez-Pantoja, consiliario primero. En la homilía destacó D. Fernando el hecho de ser la primera misa que allí se celebra, y hacerlo sobre un paño de lino tejido en espiga, como la Sábana Santa, que estuvo en el altar de veneración durante la pasada Semana Santa. Explicó que en origen se celebraba la misa sólo sobre el corporal, que recuerda al Santo Sudario, y posteriormente se introdujo el mantel, en recuerdo de la Sábana Santa. En este caso, el corporal utilizado ha sido el paño de lino, del mismo tamaño que el Santo Sudario de Oviedo, que llevó la Virgen de la Presentación en la mano en el altar de veneración.

Destacó la importancia de la Síndone como signo de contradicción, tal como Simeón le anunció a María, acerca de su Hijo, en el momento de la Presentación en el Templo. Como Cristo, el paño de Turín tiene y tendrá siempre fervientes defensores, lo mismo que tremendos detractores, porque, en realidad, Cristo significa un compromiso que muchos no están dispuestos a aceptar.

La Sábana se dio a conocer de manera generalizada en el siglo XX, gracias a los estudios de Ian Wilson, que convenció al equipo de John Jackson para hacer el extraordinario proyecto del STURP en 1978. A pesar de las conclusiones positivas sobre su autenticidad y de las negativas acerca de la idoneidad de la prueba del C14 para un tejido como éste, a pesar de las certezas forenses sobre la autenticidad del paño de Oviedo y su conexión con la Síndone, a pesar de todo ello, hay una legión de negacionistas, que aportan teorías absurdas respecto a su origen.

La Iglesia deja su estudio a la ciencia, puesto que no se trata de una cuestión de fe. No necesitamos la Sabana para creer en la Resurrección de Cristo. Nos basta la certeza de la tumba vacía y el testimonio de los apóstoles, de las mujeres y de muchos otros que fueron testigos.

Pero el ser humano fue creado como racional y se hace preguntas acerca de los misterios, hasta aclararlos o escoger el camino de la respuesta más convincente. No nos damos cuenta de la grandeza del Concilio de Trento, al reconocer, en contra de las tesis de Lutero, la libertad del hombre para aceptar la fe, lo que ha vuelto a ratificar el Vaticano II, porque no hay libertad sin religión, ni religión sin libertad.

UN MARTES SANTO DIFERENTE

La colocación del altar de veneración el Jueves de Pasión y las visitas que iba recibiendo ya desde el Viernes de Dolores, hacía presagiar que la afluencia de público para venerar a nuestros Titulares iba a ser constante a lo largo de la Semana Santa, lo que obligó a la Hermandad a disponer el operativo adecuado para organizar la entrada de los visitantes de acuerdo con las prescripciones sanitarias anti COVID.

Al tratarse de un altar conceptual, de contenido iconográfico simbólico, se vio la necesidad de redactar una explicación que lo hiciera asequible a todos y que se ofreció a los visitantes tanto en papel, sobre el atril del altar, como en línea, mediante código QR. Precisamente el cómputo de la lectura del código, unido al de parte de las visitas y el recuento de donativos por día, ha permitido establecer una aproximación estadística a la afluencia de personas entre el Martes y el Viernes Santos, ambos incluidos, que arroja los siguientes resultados: 10.164 personas, siendo la tarde más concurrida la del Martes Santo, con 3.610 visitantes, y la menos, la del Viernes Santo, con 1.428.

CABILDO CATEDRAL

En la mañana del Martes Santo se abrió la iglesia a su hora habitual de las 10:00. A las 11:30 tuvieron que ausentarse el hermano mayor, Alberto Villar, el diputado mayor de Gobierno, Daniel Luque, y la vocal de Cámara, Mercedes Fernández, para dirigirse a la Catedral. En cumplimiento de lo acordado mayoritariamente por la Asamblea General de Hermanos Mayores, siguiendo las indicaciones del obispo diocesano, Monseñor Demetrio Fernández, las hermandades de cada día habrían de celebrar un acto penitencial y eucarístico en nuestro primer templo, presidido por el Sr. Obispo. La Hermandad Universitaria acudió con la bandera de peregrinación, quedando el estandarte con nuestros sagrados Titulares en la sede canónica. Antes de la procesión de entrada, en la Sacristía Mayor, el Sr. Obispo tuvo la deferencia de saludar amablemente a la representación de la Hermandad Universitaria. Dio lectura a las oraciones preparadas por la Agrupación el diputado mayor de Gobierno y a la reflexión preparada por la Hermandad, el hermano mayor. Todo se hizo con mucha solemnidad.

A las 16:00 estaban citados los hermanos en el Juramento de San Rafael, para celebrar a las 16:30 la Santa Misa del Paso. Previamente habían solicitado la papeleta de sitio que les permitiría ocupar su puesto por antigüedad en la iglesia, respetando la distancia, según las normas sanitarias y vestidos de oscuro para la ocasión, de acuerdo con las normas de la celebración. El cuerpo de capataces, con NH Enrique Garrido al frente, se situó delante de la capilla. Presidió la ceremonia nuestro consiliario, D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, actuando de acólito NH Juan Carlos Jiménez.

DIARIO CÓRDOBA

Una vez terminada la Eucaristía, el hermano mayor subió al ambón para dirigir unas palabras de reflexión y agradecimiento a los hermanos, procediéndose seguidamente al rezo del Vía Crucis, que sustituía a la estación de penitencia. Hizo la lectura de los pasajes evangélicos NH Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez, vocal consiliario, y las oraciones de cada estación, el hermano mayor.

Terminado el acto, se acercaron los capataces para hacer una ofrenda floral al Santo Cristo de la Universidad, que recibió con emoción el hermano mayor, depositando el ramo sobre el calvario del Santo Cristo. Inmediatamente y antes de su hora, que era las 18:30, hubo que despejar la iglesia y abrir las puertas para dar entrada al gran número de personas que esperaban impacientes en la plaza, y que formaba una cola que llegó hasta la plaza de Juan Bernier.

Las habituales visitas oficiales de la mañana se trasladaron este año a la tarde. En primer lugar, la Hermandad recibió a la Junta de Gobierno de la Agrupación de Cofradías, presidida por Olga Caballero Marín, que realizó la oración ante nuestros Titulares, dirigida por el vocal de espiritualidad, Gregorio del Rey Alamillo. A continuación, tuvo lugar la visita de los tenientes de alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Córdoba, Blanca Torrent Cruz, Marian Aguilar Rider, delegada de Promoción, Casco Histórico y Cultura y Patrimonio Histórico, y Bernardo Jordano de la Torre, que fueron recibidos por el hermano mayor.

La Hermandad Universitaria agradece vivamente estas visitas, así como la de los medios de comunicación, que cubrieron con esfuerzo y excelente trabajo esa tarde tan diferente del Martes Santo, y, muy especialmente, a los miles de fieles que se acercaron a venerar a nuestros Titulares, entre los cuales se encontraban, a título privado, hermanos mayores, conocidos cofrades y la concejal del Ayuntamiento de Córdoba Paula Badanelli. Los costaleros de la Virgen, al no poder asistir por cierre perimetral, enviaron un precioso centro de flores blancas para Nuestra Señora, que el hermano mayor colocó a sus pies. Finalmente, debemos agradecer la labor de vigilancia de la Policía Municipal, pues, aunque la visita se desarrolló en todo momento con perfecta normalidad, su ayuda se hizo necesaria a la hora del cierre, por el número de personas que aún formaban cola.

CRECIENTE DEVOCIÓN A NUESTROS TITULARES

De muchas partes de fuera de Córdoba solicitan a nuestra hermandad que se le envíen estampas o fotos de nuestros Titulares, especialmente del Santo Cristo, porque les profesan devoción y desean que les sirvan de consuelo, sobre todo en casos patentes de enfermedad grave. El Santo Cristo va sumando un número importante de favores, que pretendemos recoger en una memoria.

A mediados de febrero, una hermana nuestra, miembro de la Adoración Perpetua, que se sirve en la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación de Córdoba, advirtió de la presencia en la misma de una gran lona y carteles con la imagen del Santo Cristo de la Universidad. Puestos al habla con el párroco D. Joaquín Pérez Hernández, antiguo delegado episcopal de Pastoral Universitaria, manifestó su extraordinaria devoción por nuestro sagrado Titular, porque le ofrecía perfectamente la imagen de “quien lo ha dado todo hasta el extremo”.

El hermano mayor, Alberto Villar Movellán, se ofreció a dar una charla a los feligreses interesados por la imagen, que tuvo lugar en el mismo templo parroquial, el 10 de marzo de 2021, bajo el título «El sepulcro vacío y el Santo Cristo de la Universidad”. Asistieron, por la Junta de Gobierno, NN. HH. Daniel Luque y Mercedes Fernández, y por la feligresía, el grupo de los Retiros de Emaús, encargado de organizar el acto, al que se unió en esta ocasión el de Effetá. Rafael Prieto, responsable de los mismos, dio la bienvenida al ponente, quien explicó en su intervención las características de la sagrada imagen del Santo Cristo de la Universidad, en relación con los paños de la Resurrección, que los apóstoles Pedro y Juan vieron en el sepulcro vacío. Al terminar, Rafael Prieto le entregó como recuerdo una reproducción del Sagrado Corazón de las Ermitas, que el hermano mayor agradeció en nombre de la Hermandad Universitaria, en cuya casa y oratorio lucirá en su día.

El 17 de marzo tuvo lugar la entrega de la partitura compuesta por Emilio Arroyo sobre el Soneto a Jesús Crucificado. El sencillo acto se celebró en la capilla de nuestros Titulares, en presencia del consiliario, D. Fernando Cruz-Conde, y de varios miembros de la Junta de Gobierno. El autor manifestó que la había compuesto por lo mucho que le inspiraba la imagen del Santo Cristo, a quien se la ha dedicado, y en agradecimiento a la Hermandad Universitaria. El hermano mayor agradeció el regalo de esta primera pieza musical dedicada a nuestro Titular y comprometió al autor para que pudiera estrenarse en el momento en que las circunstancias lo permitan. En recuerdo del acto le hizo entrega del calendario editado por la Hermandad para este año de 2021, junto con la reliquia más preciada, una cajita que contiene partes de la misma madera de cedro en que se talló la imagen del Santo Cristo de la Universidad.

Digna también de reseñarse es la deferencia que mostró con nuestra Hermandad el programa de Canal Sur Radio Paso a Paso, que comanda José Antonio Luque. En dos ocasiones envió al Juramento a sendas saeteras, magníficas, por demás, de la mano de Rafael Fernández Criado. La primera de ellas fue una consumada maestra, Rosario Córdoba, colaboradora y heredera artística del recientemente fallecido Francisco Castellón, fundador de la Escuela de Saetas de Córdoba, quien dedicó una hermosa oración al Santo Cristo de la Universidad, el miércoles de Pasión, 24 de marzo. La segunda, una jovencísima alumna de la escuela, Lourdes Estepa Galindo, de Benamejí, quien con sólo 13 años demostró sus amplias cualidades vocales, que le auguran una carrera extraordinaria, al cantar a Nuestra Señora de la Presentación su sentida saeta en la tarde noche del Miércoles Santo.