• Home
  • Autor: hermandad

FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE LA PRESENTACIÓN

A pesar de las restricciones impuestas por la circunstancia de la pandemia de coronavirus, se han celebrado también este año los cultos de Nuestra Señora de la Presentación, cuya fecha recae el 21 de noviembre, viernes.

Para evitar problemas de contagio, se ha procurado que intervengan en la preparación de los cultos el menor número de personas posible. La venerada imagen de Nuestra Señora de la Presentación se ha entronizado ante el altar mayor de su capilla, con su habitual terno plateado de esta fecha y los fanales que suelen adornar su altar de cultos. A sus pies, un centro de estatices color rosa.

La Misa Solemne se adelantó este año a las 18:00 horas, para acomodarse mejor al horario de cierre del comercio general, decretado para esa misma hora durante los días que dura el confinamiento parcial. Los hermanos y asistentes a la ceremonia lo hicieron con mascarilla y guardando la distancia establecida. Presidió la función el consiliario, Ilmo. Sr. D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, asistido por dos seminaristas del Redemptoris Mater en el servicio de acólitos. La música corrió a cargo del organista Emilio Arroyo, que interpretó al teclado, por encontrarse en restauración el órgano Pilat del Juramento. Presidió la mesa el hermano mayor, Alberto Villar, acompañado por D. Manuel Cuenca Sánchez, vocal de secretaría de la Agrupación, y en los bancos de invitados, el hermano mayor de San Rafael, D. Manuel Laguna, y los representantes de las hermandades del Remedio de Ánimas y del Prendimiento.

En la procesión de entrada, hizo estación el celebrante en la mesa de oficiales, para proceder a la bendición del nuevo crucifijo, donado por el profesor D. Juan Manuel Miñarro López, que reproduce a escala el modelo en barro que le sirvió para tallar el Santo Cristo de la Universidad. En el mismo acto recibieron la bendición las medallas para imponer a los hermanos y un cuadro del Santo Cristo, destinado al colegio de la Trinidad. A continuación, se encendieron los codales de la mesa.

Hizo las lecturas NH. Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez. D. Fernando explicó en la homilía el especial significado de este día, en que la fiesta de Nuestra Señora de la Presentación coincide con la Solemnidad de Cristo Rey, que es prevalente. Pero ello invita a considerar a Nuestra Señora como la Madre del Rey, puesto que fue necesaria la existencia de María para que Cristo pudiera encarnarse y tomar así la naturaleza humana.

Tras la homilía, hicieron los hermanos pública protestación de fe, dirigida por NH. Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez, y a continuación recibieron la medalla de la Hermandad NN.HH. Fernando Millán, Marina Valdenebro y Concepción Cerezo. Por razones sanitarias se suprimió en esta ocasión la acostumbrada renovación del juramento de Reglas que suelen hacer los hermanos.

Al término de la ceremonia dio comienzo el ejercicio de los Siete Dolores, rezándose el primero de ellos, que es la Presentación del Niño Jesús en el Templo. El consiliario dio lectura al pasaje evangélico de la profecía de Simeón y el hermano mayor hizo la meditación y rezo del misterio.

Seguidamente el hermano mayor bajó del presbiterio para hacer entrega a N.H. Enrique Garrido del cuadro con el Santo Cristo, impreso en lienzo, que se bendijo a la entrada. Explicó el hermano mayor que se lo entrega por solicitud de su compañero, el profesor Álvaro Garrido, que lo ha pedido para colocarlo en el aula donde da clase, del colegio Trinidad Sansueña. El hermano mayor agradeció el gesto, destacando que es el primer centro de enseñanza donde estará presente la imagen del Santo Cristo de la Universidad. Concluyó la función con el canto de la Salve Regina a Nuestra Señora de la Presentación.

RECRUDECIMIENTO DE LA PANDEMIA

Como se había vaticinado, la segunda oleada de la pandemia de coronavirus está castigando con fuerza en este otoño aciago de 2020. De acuerdo con las recomendaciones de las autoridades hemos acomodado nuestra actividad a las precauciones que el momento requiere, procurando que no pierdan, a pesar de ello, su intensidad formativa o espiritual. Por esa razón, la reunión de la Junta de Gobierno del día 3 de noviembre se hizo por vez primera mediante la plataforma Zoom

Y por el mismo motivo, el curso de formación de noviembre, que tuvo lugar el sábado 7 a las 19:00, se hizo igualmente por Internet, mediante la plataforma Google Meet. Hizo la introducción el hermano mayor, Alberto Villar, para presentar la primera parte de la lección magistral que dio el profesor Miñarro en el programa La Pasión de 7tv sobre la Sábana Santa de Turín y el Santo Sudario de Oviedo. Con sus dotes de gran comunicador, Juan Manuel Miñarro nos acercó a los últimos conocimientos obtenidos acerca de las venerables reliquias. Al fin de la sesión, los hermanos pudieron comentar en línea sus impresiones.

Los cultos mensuales del domingo 8 de noviembre, en lugar de hacerlos en la capilla, se hicieron desde el altar mayor del Juramento, para facilitar la separación física entre los hermanos. La Misa de Hermandad, celebrada en recuerdo de nuestros difuntos, fue celebrada por el Rvdo. P. D. Fernando Lavirgen. Para terminar, vueltos todos hacia la capilla de Nuestra Señora, se hizo el rezo de la Salve.

Por otra parte, se han mantenido con normalidad las obras de reforma en el local adquirido para guardar los pasos, que se transformará en su día, Dios mediante, en oratorio de Santo Tomás de Aquino y dependencias de la Hermandad Universitaria. Obras éstas, que sólo serán posibles con la colaboración económica de nuestros lectores y amigos, pues se pretende que sean expiatorias, es decir, realizadas exclusivamente con limosnas y donativos voluntarios. Para ello ha dispuesto la Hermandad un formulario de suscripción, que puede obtenerse en esta misma página, así como una cuenta de Bizum a la que se pueden enviar limosnas. Con la misma finalidad se ha colocado también un limosnero con datáfono a los pies de Nuestra Señora.

FESTIVIDAD DEL ARCÁNGEL SAN RAFAEL

Con la habitual solemnidad se ha celebrado este año la festividad del Santo Arcángel Custodio en el Juramento de San Rafael. El pontifical presidido por el obispo diocesano, Mons. Demetrio Fernández González, con asistencia de Mons. Mario Iceta Gavicagogeascoa, arzobispo electo de Burgos, y del Cabildo Catedral, contó con la presencia del alcalde de la ciudad y numerosas autoridades civiles y militares. Si bien el aforo ha estado limitado por las actuales circunstancias de la pandemia.

En la víspera de la festividad, el viernes 23 de octubre, celebró la Ilustre Hermandad del Arcángel San Rafael la solemne Fiesta de Regla, presidida por el consiliario, D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil. Al término de la Santa Misa juraron sus cargos los miembros de la nueva Junta de Gobierno, presidida por el hermano mayor Manuel Laguna López. En representación de nuestra Hermandad, asistió a esta fiesta el hermano mayor Alberto Villar Movellán.

INICIO DEL CURSO DE FORMACIÓN

Suspendido en marzo el curso 2019-2020, a causa del estado de alarma por coronavirus, se inicia éste de 2020-2021 con evidente preocupación ante la fuerza expansiva que, según estaba anunciado, mantiene la pandemia. Hemos iniciados los cultos de cada mes, los segundos domingos, en este caso el día 11 de octubre, con las debidas precauciones de mascarilla y distancia de 1,5 m. Para evitar aglomeración ante la capilla de nuestros Titulares en el canto de la Salve Regina, al final de la Santa Misa, se ha sustituido por el rezo de la misma, presidiendo el celebrante, D. Fernando Lavirgen, desde el altar mayor y vueltos todos hacia la capilla donde se venera Nuestra Señora de la Presentación.

Como es habitual, el día anterior, sábado 10 de octubre, se ha celebrado la primera charla del curso de formación, que ha estado a cargo de nuestro hermano mayor, Alberto Villar Movellán, quien desarrolló el tema “El escultor Juan de Mesa. 400 años de Jesús del Gran Poder”. Siendo el insigne artista de Córdoba y el ponente de Sevilla, hermano también del Gran Poder, explicó NH que consideraba el momento oportuno para recordar en la Hermandad Universitaria, no sólo al artista, sino también el ambiente social y artístico en que se genera la extraordinaria imagen del Señor de Sevilla, de la que se cumplió el día 1 de octubre el IV centenario.

Perfiló el conferenciante la Córdoba donde nació Juan de Mesa, en la parroquia de San Pedro, y la Granada en la que, según su opinión, pudo pasar una temporada el joven artista en sus años oscuros. Explicó algunos caracteres de los artistas granadinos, especialmente Pablo de Rojas y los hermanos García, que, a pesar de las diferencias que existen entre ellos y a partir de algunos grabados de Durero, han podido influir en la estética que introduce Mesa en Sevilla, tan distinta a la de Montañés, sobre todo en el concepto de las cabezas de Cristo.

Describió seguidamente el marco urbano en que discurrió la vida de Mesa en Sevilla, así como el ambiente social de aquella ciudad, enriquecida en el XVI, que comenzaba a manifestar los signos de decadencia en los comienzos del XVII, precisamente cuando llega Mesa al Puerto de Indias, para realizar su aprendizaje con Martínez Montañés. A partir de 1610 el escultor está realizando imágenes que denotan un estilo diverso, dentro de los seguidores de Montañés, y en 1613 casa con María de Flores, lo que indica una posición social distinta y, probablemente, un interés compatible con la posesión de un taller propio, a pesar de que no se han encontrado obras documentadas hasta el San José con el Niño de Fuentes de Andalucía, en 1616.

En el lustro más fértil de la actividad del maestro cordobés, entre 1618 y 1623, se sitúan las obras culminantes de 1620, como la entrega del Cristo del Amor y la realización de Conversión y Buena Muerte, imágenes éstas que darán lugar a secuelas tan importantes como el crucificado del Colegio Imperial, hoy en la catedral e la Almudena, y el de la Agonía de Vergara, obra culminante del escultor.

En este contexto surge el encargo de Jesús del Gran Poder, versión del camino del Calvario, que parte de la sublimación que hizo Montañés en el de Pasión, pero humanizándolo en la poderosa tensión del esfuerzo y dulcificándolo en su bondadosa mirada, que con tanta facilidad llega a quienes se acercan a él, hasta el punto de haberlo convertido en el Nazareno más venerado del orbe católico. Su éxito se ve rápidamente reflejado en el encargo del Jesús Nazareno de La Rambla, en el que el maestro esmeró aún más su gubia.

Asistieron a la charla, además de los hermanos, representantes del grupo de peregrinación de la Hermandad, así como conocidos cofrades de San Rafael, del Sepulcro y del Caído, y periodistas especializados y antiguos alumnos del profesor Villar Movellán, a todos los cuales la Hermandad agradece fraternalmente su presencia.

LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

El 14 de septiembre, como es habitual, da comienzo el curso la Hermandad Universitaria, con la celebración de la Santa Misa, que estuvo presidida por el consiliario de la Hermandad, Ilmo. Sr. D, Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil. Prestaron servicio de acólito Bernard Huamán Báez y Pablo Fernández Grande, seminaristas del Redemptoris Mater San Juan de Ávila.

El hermano mayor, Alberto Villar Movellán, hizo la monición de entrada, dando lectura al Himno de Laudes de este día y a la oración de Benedicto XVI. NH Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez, vocal consiliario primero, hizo la lectura y salmo. D. Fernando Cruz-Conde comenzó la homilía advirtiendo la similitud entre el árbol del Paraíso y el árbol de la Cruz; el uno ligado al pecado, el otro a la salvación. Recordó el sentido de esta fiesta, que rememora la recuperación de la reliquia de la Santa Cruz por el emperador Heraclio, de manos del persa Cosroes. Finalmente apuntó, como colofón de la celebración, que sería bueno que la Hermandad Universitaria tuviera presente la figura de Nicodemo, un varón justo que va a visitar a Jesús, un intelectual en busca de la verdad; y el Señor le propone que el Hijo del Hombre debe ser elevado para la salvación de muchos, como Moisés elevó la serpiente en el desierto. En la cruz está la salvación.

Asistió un grupo numeroso de hermanos, que cumplieron rigurosamente las normas establecidas para evitar la propagación del coronavirus: ablución de manos, distancia en los asientos y uso de mascarilla. Precisamente por este motivo no se celebró este año la inauguración de curso en la intimidad de la capilla. No obstante, el Señor y Nuestra Señora presidieron desde sus altares esta acción de gracias que la Hermandad les dedica, suplicando su intercesión y misericordia en este momento de la pandemia, tremendamente difícil para todos. AMDG.

HACIA EL NUEVO CURSO

Septiembre es mes de excelencias marianas, en torno a la Natividad de Nuestra Señora y los Dolores de la Santísima Virgen. Con las dificultades propias de las restricciones que impone la pandemia de coronavirus, va comenzando el curso en las hermandades, que tiene su preámbulo en las celebraciones dedicadas a Nuestra Señora de la Fuensanta, Compatrona de Córdoba y Patrona de las Hermandades y Cofradías. Este año se han suspendido las procesiones, pero se han celebrado sus cultos con la solemnidad requerida. En las vísperas, el lunes 7 de septiembre, tuvo lugar el pontifical presidido por D. Demetrio Fernández González, obispo de la Diócesis, que dedicaron a Nuestra Señora las Hermandades y Cofradías de Córdoba, con asistencia de los miembros de la Agrupación y de las Hermandades, representadas por sus hermanos mayores, así como de numerosas instituciones civiles y militares. Nuestra hermandad estuvo representada por el hermano mayor, Alberto Villar.

Igualmente asistió el hermano mayor a la Función de Regla que dedicó a su titular la hermandad de Nuestra Señora de Villaviciosa, que tuvo lugar en su sede canónica, la parroquia de San Lorenzo Mártir, el día de su fiesta, 8 de septiembre de 2020, a las 20:00 horas. Presidió la ceremonia el párroco, D. Rafael Rabasco Ferreira, estando encabezada la mesa de oficiales por el hermano mayor, Martín Pedregosa. Al término de la Santa Misa, los capataces y costaleros, por voz de Antonio Joaquín Santiago Moreno, hicieron la ofrenda de una azucena de oro, que D. Rafael bendijo e impuso en la mano derecha de Nuestra Señora de Villaviciosa.

LA OBRA DEL ORATORIO

Tras solicitar el 9 de julio el preceptivo permiso del Obispado para la adquisición del local de calle Montero 22 duplicado, fue otorgado el mismo por la Comisión Diocesana el 21 de julio y firmado por el vicario general con fecha 23 de julio. Seguidamente procedió el hermano mayor a la gestión del préstamo con el Banco Sabadell, que se formalizó el 12 de agosto en la notaría de D. Rafael Díaz-Vieito Piélagos, actuando en nombre del banco D. Santiago Góngora Álvarez y por parte de la hermandad, N. H. Alberto Villar Movellán.

El viernes 14 de agosto de 2020, víspera de la Asunción de Nuestra Señora, tuvo lugar en el mismo oficio notarial la firma de la escritura de compraventa, actuando el propietario de la finca, el platero Rafael M. Rodríguez, y la Hermandad Universitaria, representada por su hermano mayor, Alberto Villar. Asistió como testigo N. H. Daniel Luque Ramírez, diputado mayor de gobierno.

Entretanto, a lo largo del mes adelantó la Junta de Gobierno la contratación de la puerta seccional que cerrará el futuro almacén de los pasos, previa solicitud de tres presupuestos a empresas especializadas. Se hicieron igualmente gestiones para recabar presupuestos de la obra de reforma, dividiendo en fases el proyecto aprobado por el Cabildo General el pasado 8 de julio. La primera fase consistirá en la reconstrucción del tabique de obra perimetral, para convertirlo en muro sólido, capaz de recibir las acometidas de agua y luz, así como la puerta del almacén. Esta fase incluye también la construcción de los aseos.

Solicitados presupuestos a siete empresas, se presentaron cuatro. El jueves 3 de septiembre se reunió la Junta de Gobierno para deliberar sobre las ofertas presentadas, optando por la más conveniente y asequible a las previsiones económicas de la hermandad. Finalmente, el sábado 5 de septiembre se formalizó el correspondiente contrato de reforma, firmado por el jefe de obra Antonio Barrón y el hermano mayor Alberto Villar, en presencia de N. H. Daniel Luque. Deo gratias.

UN LUGAR PARA EL SEÑOR

Dice el Señor: “Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18, 20). Es evidente que una hermandad está donde residen sus Titulares, pero no es menos cierto que necesita un lugar donde los hermanos puedan reunirse para la oración, para los cabildos, para la convivencia o para la custodia y mantenimiento de los enseres de culto. Donde hay dos o tres hermanos reunidos para cualquiera de estas funciones, allí está el Señor en medio de ellos. Por eso ese local, esa casa que la hermandad construye para que se reúnan los hermanos es un lugar donde está el Señor, en realidad, un lugar para el Señor.

Desde que la hermandad perdió la casa cedida por la parroquia del Sagrario, en la calle Samuel de los Santos, en aquel amargo día de Fátima de 2017, tuvo claro que era imprescindible encontrar un lugar propio, aun siendo humilde, de donde no pudieran echarla. Este fue el propósito expresado por el hermano mayor electo, Alberto Villar, el 2 de diciembre de 2018, que se convirtió en proyecto firme desde la toma de posesión de la Junta de Gobierno, el 28 de enero de 2019. A partir de entonces se sucedieron las visitas a diferentes inmuebles, se barajaron las posibilidades en Junta de Gobierno.

Finalmente, terminado el aislamiento forzoso por causa de la epidemia de coronavirus, N. H. Daniel Luque advirtió de la existencia de un local en la calle Montero, 22, cuya venta había conocido providencialmente mediante un pasquín que lo anunciaba en la esquina de la casa rectoral del Juramento.

Se trataba de un local en planta baja de un edificio residencial de cinco viviendas, con entrada por la calle Cristo de los Velasco, una de las cuales ocupa la planta alta situada sobre el local. Es una esquina privilegiada del paisaje urbano, centro focal en la contemplación de los campanarios de San Lorenzo y San Agustín. Realizada visita por la Junta de Gobierno, pareció apropiado a las necesidades de la hermandad y a sus posibilidades.

Seguidamente citó el hermano mayor a Cabildo extraordinario para tratar el asunto, el 8 de julio de 2020, a las 20:30, en la sacristía del Juramento de San Rafael. Un puñado de hermanos en una tarde calurosa escuchó la presentación que hizo el ponente, quien les explicó, una vez rezadas las preces, las necesidades perentorias de nuestra corporación de tener un lugar propio y digno para desarrollar sus actividades. A continuación, expuso, sobre las imágenes proyectadas en la pantalla, las características del inmueble y el anteproyecto de lo que podría constituir su distribución en el futuro, a medida que se acopiaran fondos para la reforma.

Esencialmente el proyecto contiene, en las proporciones reducidas que permite la planta, todo lo necesario para la hermandad, algo así, salvando las distancias, como ideó San Pedro de Alcántara en el Conventito de El Palancar, en Pedroso de Acim. Por la derecha, donde hoy tiene el local la puerta, se entraría a un vestíbulo, que comunicará con el oratorio, dedicado a nuestro Titular Santo Tomás de Aquino, el cual se cierra, mediante un tabique plegable, para separar el presbiterio del resto de la estancia, que servirá también como sala de oficiales y de formación. A la izquierda de la sala se abre una puerta que da paso al cenáculo, un pequeño espacio de convivencia con barra y servicios. Comunica éste con el almacén de los pasos, que ocupa toda la esquina del local, entre las calles Montero y Velasco. En el rincón de la derecha, al fondo, se sitúa la escalera, que baja a la planta de sótano, donde está previsto que se custodie el archivo y la ropería, así como todo el ajuar de la hermandad que dio servicio en la casa de Samuel de los Santos.

Presentó el hermano mayor los planos y su transcripción en 3D y, seguidamente, las propuestas para la financiación del proyecto. El local está valorado en 60.000€, que aportará mediante la fórmula de préstamo personal, el Banco Sabadell. La amortización de este préstamo se hará sin aumento de cuotas, sino por medio de suscripciones voluntarias entre hermanos, benefactores y devotos del Santo Cristo de la Universidad. Igualmente propuso ideas sobre determinadas acciones puntuales que deberán llevarse a cabo en fechas concretas para reunir fondos, e insistió en la importancia de la difusión de este proyecto entre los conocidos y seguidores de las redes sociales, porque muchos pocos hacen mucho. Tras el turno de debate, se pasó el asunto a votación, siendo la aprobación por unanimidad. Se cerró la sesión con las preces dirigidas por el hermano mayor. Laus Deo.

FIN DE CURSO

Como es tradicional, celebró la Hermandad el Fin de Curso 2019-2020 en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, 29 de junio, aniversario de la reconquista de Córdoba por Fernando III el Santo. Este año ha tenido la peculiaridad de un calor sofocante, agudizado por el obligatorio uso de las mascarillas. Un grupo de hermanos y feligreses se dieron cita para dar gracias por este curso diferente a todos los demás, privados de nuestra fiesta grande, pero cargado de oportunidades para reflexionar y rezar en común, mediante los medios electrónicos. Un curso que termina lleno de proyectos e ilusiones que sólo con la ayuda de Dios podrán salir adelante.

Presidió la Santa Misa nuestro Consiliario, D. Fernando Cruz-Conde, sirviendo de acólito N. H. Alberto Villar. Hizo las Lecturas y Salmo N. H. Miguel Rodríguez-Pantoja. El maestro Clemente Mata interpretó al órgano Pilat motetes barrocos de John Beckwith, Pablo Bruna y Antonio Correa Braga.

Don Fernando expuso en la homilía los distintos carismas de los Apóstoles Pedro y Pablo, de personalidades tan diferentes, pero tocados por la fe y el espíritu de Cristo. Pedro reacciona con vehemencia; duda del Señor muchas veces, le contradice y hasta le niega, pero se arrepentirá siempre, amoldándose a la voluntad del Maestro, a quien proclamará Cristo en Cesarea. Pablo, ferviente fariseo, persigue a los cristianos, pero, ante una experiencia inexplicable en el camino de Damasco, se convierte a Cristo y, tras un tiempo de meditación y preparación, será el máximo propagador de la fe. Ambos son los pilares de la Iglesia, escogidos de manera diferente por Cristo para perpetuar su obra. Una obra que ha resistido todas las tempestades de los tiempos, porque es obra de Dios, no de los hombres, Cualquier buena obra, si es de Dios, tiende a permanecer, mientras que, si pertenece a los hombres, se desvanece con facilidad.

Al término de la Santa Misa, D. Fernando procedió a bendecir el cuadro con el Santo Cristo de la Universidad que esta Hermandad regalará, por acuerdo de la Junta de Gobierno, al convento de las Hermanas de la Cruz, grandes devotas de nuestro Santo Cristo. Lleva impresa en lienzo una preciosa foto de José Ignacio Aguilera, con una leyenda que reza: “Verdadera imagen del Santo Cristo de la Universidad, Titular de la Hermandad Universitaria de Córdoba, que se venera en la iglesia del Juramento de San Rafael. Diola la Hermandad a las Hermanas de la Cruz para que la encomienden al Señor. Córdoba, 9 de junio de 2020”. Fecha que conmemora el trigésimo aniversario de la bendición de Nuestra Señora de la Presentación.

El sábado 4 de julio fueron citados los hermanos para hacer la entrega del cuadro a la comunidad. Reunida ésta en la capilla lateral, a las 12:00, el hermano mayor Alberto Villar desenvolvió el cuadro y dio lectura a la dedicatoria, en un sencillo acto, convocado al toque de campana por sor Amparo, puesto que la superiora había tenido que marchar con urgencia a Sevilla. Fueron testigos NN. HH. María Teresa Dabrio y Daniel Luque. Laus Deo.

CORPUS CHRISTI

El sábado 13 de junio asistió invitado el Hermano Mayor al Solemne Triduo que la Hermandad Sacramental de Ánimas dedica al Santísimo en su sede parroquial de San Lorenzo Mártir. Presidió la solemnidad el párroco, D. Rafael Rabasco, ante el altar del venerado Cristo de Ánimas, adornado por la Hermandad con el ejemplar gusto que la caracteriza.

La mañana del Corpus, domingo 14 de junio, amaneció espléndida, para acoger un Corpus de mediodía, celebrado en la Catedral con todas las precauciones establecidas con motivo del estado de alarma. Ello no quitó solemnidad al pontifical presidido por el Ilmo. Sr. D. Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba, con asistencia de las autoridades municipales, civiles y militares, así como de las cofradías, que habían sido invitadas con limitación de dos hermanos por corporación. Representaron a la Hermandad Universitaria el Hermano Mayor, Alberto Villar Movellán, y la Vicehermana Mayor, Amalia Hidalgo Fernández.

Terminada la solemne eucaristía, discurrió la procesión claustral con la custodia de Arfe por el patio de los Naranjos, con el cuerpo de clérigos y la presidencia del Sr. Obispo y demás autoridades, permaneciendo las representaciones de Hermandades a lo largo del muro de Abderramán, bellamente adornado con tapices y reposteros, y de las galerías este y norte. La custodia giró frente a la Puerta del Perdón, para entrar de nuevo en las naves de la Catedral.