CRECIENTE DEVOCIÓN A NUESTROS TITULARES

De muchas partes de fuera de Córdoba solicitan a nuestra hermandad que se le envíen estampas o fotos de nuestros Titulares, especialmente del Santo Cristo, porque les profesan devoción y desean que les sirvan de consuelo, sobre todo en casos patentes de enfermedad grave. El Santo Cristo va sumando un número importante de favores, que pretendemos recoger en una memoria.

A mediados de febrero, una hermana nuestra, miembro de la Adoración Perpetua, que se sirve en la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación de Córdoba, advirtió de la presencia en la misma de una gran lona y carteles con la imagen del Santo Cristo de la Universidad. Puestos al habla con el párroco D. Joaquín Pérez Hernández, antiguo delegado episcopal de Pastoral Universitaria, manifestó su extraordinaria devoción por nuestro sagrado Titular, porque le ofrecía perfectamente la imagen de “quien lo ha dado todo hasta el extremo”.

El hermano mayor, Alberto Villar Movellán, se ofreció a dar una charla a los feligreses interesados por la imagen, que tuvo lugar en el mismo templo parroquial, el 10 de marzo de 2021, bajo el título «El sepulcro vacío y el Santo Cristo de la Universidad”. Asistieron, por la Junta de Gobierno, NN. HH. Daniel Luque y Mercedes Fernández, y por la feligresía, el grupo de los Retiros de Emaús, encargado de organizar el acto, al que se unió en esta ocasión el de Effetá. Rafael Prieto, responsable de los mismos, dio la bienvenida al ponente, quien explicó en su intervención las características de la sagrada imagen del Santo Cristo de la Universidad, en relación con los paños de la Resurrección, que los apóstoles Pedro y Juan vieron en el sepulcro vacío. Al terminar, Rafael Prieto le entregó como recuerdo una reproducción del Sagrado Corazón de las Ermitas, que el hermano mayor agradeció en nombre de la Hermandad Universitaria, en cuya casa y oratorio lucirá en su día.

El 17 de marzo tuvo lugar la entrega de la partitura compuesta por Emilio Arroyo sobre el Soneto a Jesús Crucificado. El sencillo acto se celebró en la capilla de nuestros Titulares, en presencia del consiliario, D. Fernando Cruz-Conde, y de varios miembros de la Junta de Gobierno. El autor manifestó que la había compuesto por lo mucho que le inspiraba la imagen del Santo Cristo, a quien se la ha dedicado, y en agradecimiento a la Hermandad Universitaria. El hermano mayor agradeció el regalo de esta primera pieza musical dedicada a nuestro Titular y comprometió al autor para que pudiera estrenarse en el momento en que las circunstancias lo permitan. En recuerdo del acto le hizo entrega del calendario editado por la Hermandad para este año de 2021, junto con la reliquia más preciada, una cajita que contiene partes de la misma madera de cedro en que se talló la imagen del Santo Cristo de la Universidad.

Digna también de reseñarse es la deferencia que mostró con nuestra Hermandad el programa de Canal Sur Radio Paso a Paso, que comanda José Antonio Luque. En dos ocasiones envió al Juramento a sendas saeteras, magníficas, por demás, de la mano de Rafael Fernández Criado. La primera de ellas fue una consumada maestra, Rosario Córdoba, colaboradora y heredera artística del recientemente fallecido Francisco Castellón, fundador de la Escuela de Saetas de Córdoba, quien dedicó una hermosa oración al Santo Cristo de la Universidad, el miércoles de Pasión, 24 de marzo. La segunda, una jovencísima alumna de la escuela, Lourdes Estepa Galindo, de Benamejí, quien con sólo 13 años demostró sus amplias cualidades vocales, que le auguran una carrera extraordinaria, al cantar a Nuestra Señora de la Presentación su sentida saeta en la tarde noche del Miércoles Santo.

ALTAR DE VENERACIÓN

Para paliar las circunstancias provocadas por la pandemia de coronavirus, que impiden realizar la acostumbrada estación de penitencia, han surgido en las hermandades los llamados altares de veneración, que permiten mostrar de modo especial las sagradas imágenes titulares en los días de Semana Santa.

La Hermandad Universitaria ha presentado a sus imágenes sagradas, el Santo Cristo de la Universidad y Nuestra Señora de la Presentación, formando un calvario simbólico, a partir de la iconografía del Stabat Mater, la Virgen al pie de la cruz, según el antiguo himno del siglo XIII: “De pie la Madre dolorosa, llorosa junto a la cruz mientras colgaba el Hijo. Cuya ánima gimiente, contristada y doliente atravesó la espada”. Nuestra Señora de la Presentación, que contempla la espada que le anunciara el anciano Simeón, comprueba ahora, como Corredentora, el cumplimiento de la profecía. Viuda, con el Hijo muerto ignominiosamente, rota en su soledad.

Gaspar Becerra. Soledad de la Victoria. Madrid. Desaparecida

La reina Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, encargó al escultor Gaspar Becerra una imagen de vestir, que fue engalanada con el traje de la camarera mayor de la reina, María de la Cueva y Toledo, condesa viuda de Ureña. La imagen se destinó al convento de mínimos de la Victoria, en Madrid, donde fue bendecida por el obispo de Cuenca, que luego lo sería de Córdoba, fray Bernardo de Fresneda, en 1565. Venerada como la Soledad, la imagen se hizo tan famosa, que constituyó el modelo para todas las dolorosas en España y los dominios españoles. Tras la Desamortización de 1836, pasó a la Real Colegiata de San Isidro, donde se quemó en el incendio de la iglesia el 19 de julio de 1936.

Sobre el manteo interior de señora, la Virgen viste cuerpo, basquiña y manto, confeccionado por el equipo de cámara de la hermandad sobre patrones del sastre y matemático guipuzcoano Juan de Alcega, de 1589. Se completa el atuendo con las tocas blancas de lino, propias de las viudas nobles, más largas cuanta mayor categoría social.

Como en el Calvario no cabe más que la corona de espinas de Cristo, ejecutado como rey de los judíos, María, Reina de Cielos y Tierra, se despoja de su corona imperial, al modo en que se ve a la emperatriz María de Austria, hermana de Felipe II, viuda del emperador Maximiliano II de Habsburgo, en el retrato de las Descalzas Reales por Juan Pantoja de la Cruz. Lleva la Virgen en la mano derecha el sudario de lino, de idénticas medidas al Santo Sudario de Oviedo, que serviría para cubrir la cabeza del Señor, todavía en la cruz. Presenta un nudo, como lo describe el evangelista San Juan en el sepulcro vacío y como se representó en el arte bizantino desde los más antiguos iconos conservados.

En su soledad contó María con la ayuda de las Santas Mujeres, que se ocuparían de la sagrada mortaja, y, especialmente de su sobrino

Juan Pantoja de la Cruz: María de Austria. Madrid, Descalzas Reales

Juan, el discípulo amado, que narró puntualmente aquella tragedia y recibió el encargo del Maestro de cuidarla como madre, a la vez que María lo recibió como hijo, y con él, a todos nosotros, seguidores de Cristo. San Juan está representado al pie de la cruz por un pedestal, que sostiene el farol, símbolo de la luz de Cristo que Juan nos transmitió. Del mismo cae el simulacro de la Sábana Santa, la rica tela de lino labrada en espiga, que trajo José de Arimatea para amortajar al Rabí.

Y en el centro, nuestro Salvador, el Santo Cristo de la Universidad, que realizó Juan Manuel Miñarro, siguiendo estrictamente las medidas antropométricas y las lesiones del Hombre de la Sábana Santa de Turín. El altar se formó con los respiraderos del paso de Cristo y sus cuatro hachones, en posición de costero, clavada la cruz en el antiguo calvario y adornado, como de costumbre, con estatices morados, símbolo de pervivencia, y laurel, símbolo de la victoria sobre la muerte.

VÍSPERAS DE ACTIVIDAD

A pesar de la pandemia, toda la ciudad vibra ante la proximidad de la Semana Santa. El 12 de marzo, el hermano mayor, Alberto Villar, asistió en la iglesia de la Compañía a la presentación del cartel ganador del concurso de la asociación de Fotógrafos Cofrades de Córdoba, que preside N. H. Valentín Moyano. Resultó ganador el presentado por Rafael Montenegro, con una bella instantánea del paso de la urna del Santo Sepulcro. Con este motivo los fotógrafos de la asociación han realizado magníficos proyectos, entre los cuales sobresalen los dedicados al Santo Cristo de la Universidad. Destacan los dos que ha elaborado Carlos Lope Rodrigo y el de N. H. Miriam Moyano Montávez.

rbt

La Asociación de Comerciantes y Hosteleros del Centro, en colaboración con la Agrupación de Cofradías, ha promovido una acción consistente en engalanar los escaparates de los establecimientos con motivos cofrades. La Agrupación solicitó de las hermandades participantes dos cirios, capirote con cubre rostro y cíngulo, así como una foto representativa de los Titulares. La Hermandad Universitaria aceptó colaborar, aportando dos faroles, capucha, antifaz y cíngulo, más un cartel de los realizados por los fotógrafos citados anteriormente. Esto en cada uno de los tres comercios que nos fueron asignados. El de Carlos Lope presidió la instalación de la tienda Capellina, en calle Góngora, el de Miriam Moyano, la de Dos Gardenias, en Cruz Conde, 22, y el tercero, realizado por la Hermandad, la de Veo Ópticas, en calle Eduardo Lucena.

N. H. José Ramón Molina Hurtado, vocal de Obras Sociales, ofreció el 13 de marzo una charla de extraordinario interés acerca de “La sangre, su fisiología y la Sábana Santa”, dentro del ciclo de formación organizado por la Hermandad Universitaria, que se emite los segundos sábados de cada mes por Zoom. Igualmente, representó a la Hermandad en el Vía Crucis organizado en el Obispado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, el Sábado de Pasión, 27 de marzo.

El sábado 20 de marzo se celebró en el Gran Teatro el Pregón de la Semana Santa de Córdoba, a cargo de un elenco de pregoneros que realizaron un homenaje a los pregones de años pasados. Correspondió a nuestra Hermandad un texto del pregón del P. José Juan Jiménez Güeto, de 2016. Asistió en representación de la Hermandad Universitaria la secretaria de la Junta de Gobierno, N. H. Ana Luján Jiménez.

El Lunes Santo por la tarde, recién preparado el altar de veneración, acudieron a nuestra sede los fotógrafos de Fococor, encabezados por su presidente, N. H. Valentín Moyano Fernández, con objeto de tener una sesión de trabajo, que dejaría para la memoria una colección de instantáneas sublimes de nuestros Titulares.

 

JUEVES DE PASIÓN 2021

Tras el paréntesis de 2020, en que la Hermandad hubo de celebrar los cultos del Jueves de Pasión de forma virtual, por medio de Internet, este presente, 25 de marzo de 2021, día de la Encarnación, pudo hacerse con la presencia de los hermanos en el Juramento de San Rafael y de modo parecido al que se tenía en años anteriores, aunque con las debidas precauciones de mascarilla, gel hidroalcohólico y distancia social.

Se convocó a los hermanos a una hora temprana, a las 19:30, para celebrar la Santa Misa, que fue presidida por nuestro Consiliario, D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil y acolitada por NH Juan Carlos Jiménez Díaz. Acompañó al órgano Clemente Mata. Se había preparado el día anterior el altar de veneración, con los respiraderos del Santo Cristo, colocados de costero en el lugar donde se pone habitualmente, bajo la cúpula, al lado de la Epístola. Nuestra Señora, vestida al modo de las reinas viudas del siglo XVI, esperaba al traslado, entronizada en la capilla.

Tras la Santa Misa, se apagaron las luces para rezar el solemne ejercicio del Vía Crucis, que leyó NH María Teresa Dabrio. Un grupo de hermanos formó procesión, como es habitual, abriendo el hermano mayor como muñidor, seguido de la cruz de guía y dos faroles, y detrás, doce hachetas, guiadas por el diputado mayor de gobierno. Los motetes que ilustraron las estaciones se iniciaron con el estreno de la composición Con tres clavos, que es una adaptación musical de la Canción de Solveig, de Edvard Grieg, obra del músico Juan Santos Sánchez, autor también de la letra. Pusieron las voces María José Cantos y María Dolores Molina. D. Juan Santos tuvo la gentileza de enviar a la Hermandad la partitura, con autorización para interpretarla, lo que la Hermandad le agradece vivamente.

Al término del Vía Crucis, siguiendo la costumbre, se hizo la vía sacra con las hachetas, para iluminar el paso de Nuestra Señora de la Presentación, llevada por el cuerpo de capataces, al mando de Víctor Villén, hasta el altar de veneración, donde quedó al pie de la cruz. Durante el tránsito sonó, como siempre, el Stabat Mater de Zoltan Kodály. Finalmente, los capataces hicieron entrega de un precioso ramo de rosas blancas para Nuestra Señora.