VÍA CRUCIS DE LAS HERMANDADES 2024

El primer sábado de la Cuaresma organiza la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba el Vía Crucis de las Hermandades en la Santa Iglesia Catedral. La imagen invitada este año ha sido la del Santísimo Cristo de la Piedad, titular de la Hermandad de las Palmeras.

Desde su alejado barrio partió el Santísimo Cristo en la tarde del sábado 17 de febrero para llegar a las 19:30 a las naves de la Santa Iglesia Catedral. Donde esperaban el Sr. Obispo, D. Demetrio Fernández, el deán de la Catedral, D. Joaquín Alberto Nieva, y el delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, D. Pedro Soldado. La procesión venía presidida por el párroco in solidum de San Antonio María Claret, sede canónica de la hermandad, D. José Ramón García C.M.F.

El Señor era portado en andas por hermanos y hermanas, siendo el cortejo acompañado por la capilla musical Ad finem tecum Como todos los años, distintas hermandades de penitencia y gloria señalaron con cruz y cirios las estaciones del Vía Crucis, a lo largo de las naves de la Catedral, hasta terminar ante el altar mayor, donde el obispo hizo la salutación y dio la bendición final. Este año hizo la lectura de las estaciones la licenciada Rosa Quero Pérez, hermana del Vía Crucis del Santo Cristo de la Salud.

La Hermandad Universitaria acudió con la Bandera de Peregrinación y cuatro varas, siendo abanderado NH Eduardo Rodrigo Hidalgo y portando las varas, NN HH Daniel Luque, María Luisa Córdoba, Cristina Luque y el hermano mayor, Alberto Villar. Se da la circunstancia de que el anterior Vía Crucis en que había estado presente nuestra bandera tuvo lugar en Jerusalén, por la Vía Dolorosa, entre el Pretorio y el Santo Sepulcro.

EL SANTO CRISTO EN BANGASSOU

Por acuerdo de la Junta de Gobierno de la Hermandad Universitaria se hizo en 2021 una copia de gran tamaño impresa sobre lienzo con la imagen del Santo Cristo de la Universidad, que lleva en la parte inferior la siguiente dedicatoria: “VERDADERA IMAGEN, TOCADA POR LA ORIGINAL, DEL SANTO CRISTO DE LA UNIVERSIDAD, TITULAR DE LA HERMANDAD UNIVERSITARIA, QUE SE VENERA EN LA IGLESIA DEL JURAMENTO DE SAN RAFAEL DE CÓRDOBA, ESPAÑA. DIO LA HERMANDAD ESTA COPIA AUTENTICADA A LA CATEDRAL DE SAN PEDRO CLAVER DE BANGASSOU. AÑO DE MMXXI”. La misma leyenda se reprodujo en francés y en sango, que son las lenguas oficiales de la República Centroafricana.

Realizadas las gestiones con la Fundación Bangassou, el lienzo pudo ser bendecido finalmente en una de las venidas a Córdoba del obispo de Bangassou, Monseñor Juan José Aguirre Muñoz. El prelado presidió con tal motivo la Solemne Eucaristía de Regla del Santo Cristo de la Universidad, el 16 de junio de 2022, Jueves de Corpus.

El 15 de febrero de 2024, un mensaje de Pablo Rumbao, miembro de la Fundación Bangassou en Córdoba, nos da la feliz noticia de que el lienzo del Santo Cristo ha quedado expuesto en la Catedral de San Pedro Claver a la veneración de los fieles, una vez concluido su largo viaje. Para la Hermandad Universitaria constituye un honor que la imagen tan torturada de Nuestro Señor en la cruz, como se ve en el Santo Cristo de la Universidad, pueda servir de consuelo en las dificultades y de fortalecimiento en la fe a los perseguidos, a los más pobres de entre los pobres. Este es el verdadero sentido de su presencia en el centro de África. La Hermandad, agradecida por esta acogida, mantiene, por medio de la Fundación Bangassou, una beca para estudiante de Medicina en la Universidad de Bangui.

PASIÓN EN CÓRDOBA

Así reza el título de la revista de Semana Santa con que ABC obsequia a sus lectores desde hace doce años. Como es tradición, el jueves 15 de febrero, el siguiente al Miércoles de Ceniza, el diario presenta esta publicación, dirigida por el periodista Luis Miranda. Asistieron autoridades locales y provinciales, así como el vicario general, Jesús Daniel Alonso, en representación del obispo. Igualmente, la presidenta de la Agrupación, Olga Caballero. Nuestra hermandad estuvo representada por el hermano mayor, Alberto Villar.

Con el mismo título acotado, Pasión en Córdoba: tradición y devoción, inauguró la asociación FOCOCOR, presidida por NH Valentín Moyano, una exposición de sesenta fotografías de Semana Santa en distintas localidades de la provincia y en la capital. Está abierta desde el lunes 19 de febrero en el claustro principal del antiguo convento de la Merced, hoy Diputación de Córdoba, y fue presentada por el secretario de la asociación José Gabriel Zurera. Intervino el presidente de la Diputación, Salvador Fuentes, que recibió el premio anual de FOCOCOR en nombre de la institución provincial. Asistió al acto el hermano mayor, Alberto Villar.

Este título resume la frenética actividad cofrade de la Cuaresma. El viernes 16 de febrero se inauguró en Cajasol la exposición del XLII Concurso de fotografía de la Semana Santa de Córdoba, unida este año a la de Estrenos de Semana Santa. El segundo premio del concurso fotográfico ha recaído en Juan Luis Seco de Herrera, con el trabajo “Una luz celestial. Santo Cristo de la Universidad”.

Entretanto, la Hermandad recibió la visita de los grupos de confirmación del Colegio Calasancio, el Colegio del Carmen y la Parroquia de Santa Victoria, el viernes 9 de febrero, deseosos de conocer a nuestros Titulares. Venían dirigidos por NH Eva Rodríguez Fontans. El hermano mayor les explicó la relación del Santo Cristo de la Universidad con el Hombre de la Sábana Santa, pasando luego a verlo de manera más práctica, tanto en la capilla como en el oratorio de la Sábana Santa.

Al día siguiente, sábado 10 de febrero, NH Alberto Villar Movellán fue invitado a participar en el ciclo de formación de la Hermandad Salesiana del Prendimiento, en el que intervino con la ponencia “La Sábana Santa y su proyección en el arte cristiano”. Tuvo lugar en la casa de la querida hermandad del Martes Santo y fue presentado por el mayordomo de la corporación, el profesor Javier Espejo Ramírez. Para finalizar el acto, recibió un recuerdo con el Divino Salvador Titular del Prendimiento, de manos del hermano mayor, Francisco Javier Martínez Gómez.

El mismo día 10 de febrero la Hermandad Universitaria, invitada por la querida Hermandad del Cister, estuvo presente en su Función Principal de Instituto, que fue presidida por el Rvdo. P. D. Ignacio Sierra Quirós. Asistió en representación NH Daniel Luque Ramírez, diputado mayor de gobierno.

MIÉRCOLES DE CENIZA 2024

Comienza la Cuaresma con la celebración del Miércoles de Ceniza. La Hermandad Universitaria celebró Misa de Hermandad, con la imposición de ceniza, presidida por nuestro consiliario, D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil. Desempeñó el servicio de acólito NH Daniel Luque Ramírez. El hermano mayor, Alberto Villar, hizo las lecturas y el salmo. D. Fernando reflexionó en la homilía acerca de los textos leídos, destacando el valor de la Cuaresma como tiempo de conversión.

Terminada la Santa Misa, se procedió, como viene siendo costumbre en los últimos años, al rezo del ejercicio del Vía Crucis, dirigido por el hermano mayor. El rezo de las estaciones corrió a cargo de NN HH Daniel Luque y María Teresa Dabrio. Seguidamente se retiraron los centros de flores de los altares de nuestros Titulares, en señal del tiempo penitencial.

FUNCIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO

Se celebró la Función de Regla en honor de Santo Tomás de Aquino en la víspera de su fiesta, el sábado 27 de enero de 2024. El cuadro de nuestro titular se colocó, como en años anteriores, con el dosel blanco, cuatro candelabros de plata y dos ramos de flor blanca. Presidió la solemne ceremonia el Rvdo. P. D. Adolfo Ariza Ariza, capellán de la Facultad de Filosofía y Letras en el Secretariado Diocesano de Pastoral Universitaria. La mesa de oficiales la integraron el hermano mayor, Alberto Villar Movellán, y las vocales Mercedes Fernández Muriel y María Luisa Córdoba Sánchez. Asistieron como invitados el hermano mayor del Prendimiento, Francisco Javier Martínez Gómez y el de la Sangre, Manuel López Lorenzo, y en representación del rector de la Universidad de Córdoba, Israel Muñoz Gallarte, vicerrector de Estudiantes y Cultura.

Abrió el cortejo el secretario de la Hermandad, Eduardo Rodrigo Hidalgo Martínez, al que seguían como acólitos NN HH Juan Carlos Jiménez Díaz, turiferario, José Cabrera Torres, cruciferario, y Daniel Luque Ramírez y Alberto Aceña Alcántara, ceroferarios. Cerraba el celebrante, mientras sonaba el himno Gaudeamus igitur, interpretado al órgano por Emilio Arroyo Fernández, con las voces de Juan Manuel Ruiz, barítono, y Gonzalo Herreros y Jorge Cuadra, tenores. El coro cantó la Missa brevis para Santo Tomás de Aquino, compuesta por Arroyo en 2023 y dedicada a la Hermandad Universitaria, así como el Pange lingua, himno eucarístico debido al mismo doctor Tomás de Aquino.

Las lecturas y el salmo corrieron a cargo de NN HH María Luisa Córdoba Sánchez y Cristina Alcántara Braña. La liturgia fue dirigida por D. Adolfo con extraordinaria solemnidad, brillando igualmente en la homilía. Destacó la excepcionalidad de Aquino como verdadera lumbrera de la Ciencia, de la Filosofía y de la Teología, pero todas ellas orientadas a la búsqueda de Dios, a la experiencia de Dios.

Sobresale en él una extraordinaria capacidad de escucha, el dejarse iluminar por el Evangelio y ello le conduce a un conocimiento vital de Dios. Esa palabra no es solo oída, sino que requiere un compromiso de acción, que revele el verdadero encuentro con el Señor. En el Evangelio aparece Jesús en Cafarnaúm hablando con autoridad. Esta es una palabra hoy maldita, pero necesaria para el progreso de la sociedad. Si no se ejerce, en la familia o en la enseñanza, los problemas crecen tanto en los hijos, como en los alumnos. No se trata del ejercicio de la fuerza, sino de que el que aprende capte, en el padre o en el docente, el sentido de la autenticidad de lo que enseña. La autoridad de la palabra es la que nos ayuda a encontrar la respuesta a nuestras preguntas. Por eso la palabra del Señor es vida, antes lo mismo que hoy, y nos ayuda a encontrar nuestro camino.

Señaló dos aspectos en Santo Tomás, que atañen al mundo actual e incluso a la vida interior de la Iglesia. El primero es la enseñanza de Santo Tomás sobre la virtud. En los últimos años se habla equivocadamente de la enseñanza en valores y con ello hemos desdibujado el sentido íntegro del Evangelio. Cuando uno se adentra en el pensamiento del Aquinate, descubre que la acción del Espíritu Santo no quiere ser en nosotros un principio al que seguir ciegamente; tampoco un sentimiento, que se enardece en determinadas épocas del año, no. Lo que aprendemos en Aquino es que el Espíritu actúa mediante la virtud y con ella crea un hábito que nos ayuda a situarnos en cualquier circunstancia de nuestra vida; nos ayuda en la honradez, en la justicia, en la caridad, es decir, en nuestra relación con Dios. Por eso sigue vigente el tomismo.

El segundo aspecto es la distinción de Santo Tomás entre la curiositas y la studiositas. La primera se refiere al picoteo científico del conocimiento; la segunda a la profundidad de la investigación sobre el objeto de nuestro interés. En la fe sucede lo mismo: podemos tener una vida de fe de simple curiositas, de picoteo, de simple emoción o sentimiento que aflora en determinadas circunstancias, una acomodación de la fe a lo que a mi me gusta, casi convertir al Señor en una especie de objeto de consumo. Sin embargo, en Santo Tomás tenemos ese estudio profundo de la palabra, ese conocimiento que interpela a mi voluntad y a mi corazón. Terminó pidiendo a Santo Tomás que nos ayude a encontrar el camino de la studiositas, para permitir que el Señor llegue más ampliamente a nuestro corazón.

A continuación, hizo el secretario, en nombre de la Hermandad, pública Protestación de Fe, y el hermano mayor tomó el juramento de Reglas a los hermanos Carmen Clérico León y Alberto Aceña Alcántara. Finalizó la ceremonia con el canto solemne de la Salve Regina, ante la imagen de Nuestra Señora de la Presentación. Laus Deo.

EL CANTO EN LA LITURGIA CRISTIANA

El último jueves de mes, 25 de enero, se celebró, como viene haciéndose a lo largo del curso, la sesión de formación, que contó como ponente en esta ocasión con el compositor Emilio Arroyo Fernández, quien habló sobre “El canto en la liturgia cristiana”.

Fue presentado por el hermano mayor, Alberto Villar Movellán, que recordó los lazos del ponente con su localidad natal, Villa del Río, destacando su formación y las cualidades que lo adornan como músico, especialmente su vocación por la composición, que lo convierten en un autor prolífico de piezas de distinto signo, para coro, órgano, piano, agrupaciones musicales, bandas de cornetas y tambores y bandas de música, entre otras, así como su oficio en la formación y dirección de coros parroquiales. Una música fundamentalmente ligada al culto, tanto litúrgico como paralitúrgico, pero en la que caben repertorios de canciones populares, pasodobles o himnos.

Señaló especialmente el interés del Himno al Sagrado Corazón de Jesús, estrenado en 2019, con motivo de la celebración del centenario de la consagración de España al Sagrado Corazón. Agradeció, igualmente, las tras composiciones escritas para la Hermandad Universitaria y dedicadas a nuestros Titulares, el Soneto a Jesús Crucificado, del Cristo de la Universidad, la Missa Brevis de Santo Tomás de Aquino, y el Magnificat, estrenado en la pasada fiesta de Nuestra Señora de la Presentación.

VISITA DEL IES “ALONSO CANO” DE DÚRCAL

En la mañana del jueves 25 de enero de 2024 tuvo lugar la visita de los alumnos de Religión del IES “Alonso Cano” de Dúrcal (Granada), bajo la dirección de la profesora D.ª Ana Puerta Quiles. La profesora Puerta tenía especial interés en que sus alumnos conocieran la realidad de la Pasión de Jesús mediante la contemplación y explicación del Santo Cristo de la Universidad.

Fueron recibidos por el hermano mayor, Alberto Villar Movellán, quien, después de una breve exposición acerca de la iglesia de San Rafael, los pasó a la capilla donde se encuentran nuestros Titulares. Allí les expuso los signos tanatológicos y las peculiaridades de la imagen en comparación con los crucificados tradicionales. Seguidamente subieron al oratorio de la Sábana Santa, donde pudieron contemplar las reproducciones de la Síndone de Turín y del Santo Sudario de Oviedo, así como los instrumentos de la Pasión, la corona, el flagro y los clavos, guiados por el profesor Villar Movellán.

PRIMER ANUNCIO DE SEMANA SANTA

Ya en la primera quincena de enero, recién pasado el tiempo de Navidad, comienza a sentirse la proximidad de la Semana Santa. La Hermandad Universitaria fue invitada a colaborar en su día, como el resto de hermandades agrupadas, en el proyecto Holy Cards, una colección de cartas o estampas sobre la “Semana Santa y Glorias de Córdoba”, editada por Pepe Pinreles. Aceptada dicha propuesta por la Junta de Gobierno, la edición ha sido presentada el pasado 11 de enero en el Círculo de la Amistad, con presencia de las autoridades locales. La Hermandad Universitaria participa con el convencimiento de que se trata de un proyecto divulgativo que ayudará a dar a conocer dentro y fuera de Córdoba la realidad de nuestras celebraciones, tanto de penitencia como de gloria. Asistieron el hermano mayor, Alberto Villar, y el secretario, Eduardo R. Hidalgo. El acto fue presentado por el periodista Luis Miranda y contó con la intervención del cofundador de la empresa, Javier Ayala, la presidenta de la Agrupación, Olga Caballero, el presidente de la Diputación, Salvador Fuentes y el alcalde de Córdoba, José María Bellido.

El viernes 12 de enero tuvo lugar la presentación del cartel y del vídeo promocional de la Semana Santa de Córdoba 2024 en la Caja Rural del Sur. Abrió el acto el secretario de la Agrupación, Juan Castro, que cedió la palabra a la presidenta, Olga Caballero, y, seguidamente a la vocal de Arte, Sarai Herrera, que presentó al autor del cartel, Antoine Cas, quien terminó explicando el sentido de su obra.

El vídeo, titulado Córdoba, capital cofrade, es obra, como los de años anteriores, de Álvaro y Eduardo Vera, responsables del canal “La Sangre y la Gloria”, con música de Manuel Roldán. Por su parte, el cartel, titulado Rosario de pasiones, lo ha realizado el artista gaditano, afincado en Sevilla, Antonio Bernal Casamitjana, llamado Antoine Cas. Como explicó el propio autor, ha compuesto un retablo con la imagen de María Santísima rodeada de registros de marco neogótico, como los respiraderos del Cristo de Gracia, en los que se ven quince devociones pasionistas cordobesas, cuya factura va perdiendo nitidez y luminosidad de arriba abajo. El pintor fue muy aplaudido por el numeroso público asistente. No pasó inadvertido el hecho de que fuera seleccionada para el registro principal Nuestra Señora del Rosario Coronada, obra del sevillano Luis Álvarez Duarte que coincide en advocación con la Patrona de Cádiz, así como la hermosa imagen del Resucitado, que realizara el también sevillano Juan Manuel Miñarro. Asistieron el presidente de la Diputación, Salvador Fuentes y otras autoridades nacionales, regionales y locales. Estuvo por la Hermandad el hermano mayor, Alberto Villar.

CONVIVENCIA DE NAVIDAD

rbt

Dado que el último jueves del mes corresponde a las vacaciones de Navidad, la charla de formación de diciembre se adelantó al sábado día 16. La ponencia estuvo a cargo de nuestro consiliario, D. Fernando Cruz-Conde, que hizo una preciosa reflexión sobre el significado de la Navidad.

Comenzó exponiendo cómo en el designio divino, puesto que el pecado había entrado en la Humanidad por nuestros primeros padres, y por él fuimos todos condenados, era necesario que Dios se hiciera hombre como nosotros para poder salvarnos, de modo que por su sacrificio nos salváramos todos.

Una vez que María da su consentimiento para la Encarnación, es muy importante el papel de José, que acepta la misión de ser custodio del Salvador desde el primer momento, porque era un hombre justo, es decir, lo que en el Antiguo Testamento se entiende como santo. Cuando el texto evangélico dice “no quería denunciarla” hay que entender más bien que decide conservar el secreto; es decir, que María le ha contado lo que pasó con el Anuncio del ángel y José la creyó, en un acto de fe, porque era justo. En seguida se convierte en custodio de esa criatura que ha de venir. Lo vemos en el cuadro de la Visitación que está en el Juramento, en el que José acompaña a María a atender a su prima Isabel. Al contrario que Zacarías, José cree desde el principio. En todo caso, quiere retirarse, porque no se cree digno del misterio que guarda María, pero el ángel le dice en sueños que lo acepte y cumpla su responsabilidad paterna como varón de la casa de David, para que se realice la Escritura.

Hay una tradición muy bonita, que ya la había comentado con los peregrinos en Tierra Santa, según la cual el rostro de Moisés resplandecía, después de su encuentro con el Señor. Cuánto más habría de resplandecer el de María, que tenía en sus entrañas al Hijo de Dios. José no pudo negarse a aceptar el misterio. Se convierte, en efecto en custodio de los dos grandes tesoros de Dios que tenía en casa, el Niño y su Madre.

En todo el pasaje de la Navidad, la idea que transmiten los Evangelios es la de alegría. Lo primero que Gabriel le dice a María es “Alégrate”. Isabel grita de alegría ante la visita de su prima, mientras que el niño Juan, salta de alegría en su vientre, al notar la presencia del Salvador en los inicios de su gestación como Hombre. María exulta de alegría en el Magníficat. La alegría de los no nacidos nos muestra también la importancia de la vida desde el comienzo de la concepción. Los ángeles transmiten la alegría a los pastores al darles la noticia del Nacimiento.

Otro aspecto de interés es la confianza en la Providencia. José es consciente de que para Dios no hay nada imposible. José y María viven en Nazaret y, aunque sabrían que el Mesías iba a nacer en Belén, no pierden la fe: Dios proveerá, como decía Abrahán. Y, en efecto, un edicto al fin del embarazo les obliga a ir a censarse en Belén. Dios ha actuado. Y luego, por respeto a la propia ley, María se retira a la cuadra de la casa y pone al Niño en el pesebre. En la alegría de su anuncio, el ángel dice a los pastores que vayan a ver al Niño, envuelto en pañales y recostado en un pesebre. Y los pastores acuden con fe a conocer al Salvador que les ha nacido. Luego vuelven dando gracias, llenos de alegría.

Dios se manifiesta de forma humilde, le gusta la humildad. La Virgen María da gracias a Dios, porque se ha fijado en la humildad de su sierva y la ha preferido entre todas las mujeres.

A veces olvidamos que Dios actúa desde la humildad y se oculta en el silencio. Nos parece que Dios no actúa cuando nos suceden desgracias y perdemos con frecuencia la fe en su Providencia: “Mis caminos no son vuestros caminos”. El Señor nos sorprende siempre, por eso debemos poner en Él nuestra fe y confianza. Por mucho que nos parezca que las cosas van mal, no podemos perder la alegría y la confianza, porque el Señor siempre querrá lo que más nos convenga, aunque no seamos capaces de percibirlo.

El pesebre es también signo de austeridad y pobreza, algo que en el mundo actual hemos olvidado. Vivimos presos del materialismo, tanto en su versión marxista, como en la capitalista, donde se nos enseña que hemos de consumir y poseer, porque si no, no somos nada en la sociedad, Esto afecta también al mundo de las cofradías. Por eso es bueno recordar la austeridad. Es cierto que el Santo Cura de Ars decía: “Lo mejor para Dios”. Y en eso hace mucho el arte al servicio del culto. Pero no es menos cierto que a veces las cofradías lo hacen por presunción, por competencia, por orgullo personal y eso no es para alabar a Dios.

Es necesario recordar que San Francisco se enamoró de Cristo, pero de Cristo pobre. Ciertamente la pobreza no es buena en sí, y por ello tratamos de aliviarla y evitarla; pero el peligro está en el apego a los bienes materiales. Por eso Francisco les recordaba constantemente a sus frailes: “Pesebre y cruz; pesebre y cruz”. Es necesario, pues, una cierta austeridad, para no entregar el corazón a las riquezas.

Se ha dicho que por muy austeros que seamos en este mundo occidental, no nos va a faltar algo de Purgatorio, porque nos sobra de todo, ponemos el interés en cosas no necesarias, que, sin embargo, son inalcanzables para el tercer mundo; vivimos con excesivas comodidades. Cuando las religiosas de Santa Teresa de Calcuta se instalaron en San Francisco, el arzobispo les dio una casa perfectamente dotada de comodidades, pero ellas decidieron renunciar a todo para vivir como lo hacen los pobres en la India. En España, las carmelitas de la Madre Maravillas decidieron renunciar a las comodidades del baño moderno, para vivir como Santa Teresa de Jesús, porque se podían asear con un barreño, sin necesidad de baño o ducha, que hoy día nos parecen imprescindibles. Solo hay que visitar cualquiera de los países de África Central para darse cuenta de cómo vive la gente y del derroche con que vivimos en Occidente. Por eso resulta necesario recordar a los demás algo de pesebre, un poco de austeridad.

Terminó D. Fernando resumiendo las ideas principales de su exposición: la alegría por el hecho de haber sido salvados, que debemos tener siempre presente, aun en los momentos de dificultad, y la confianza en la Providencia. En este sentido es ejemplar la actitud de Santo Tomás Moro, casado por dos veces, que se retiraba en la Cuaresma con los cartujos, condenado a muerte por su fidelidad a Roma en la Inglaterra de Enrique VIII, cuando le escribe a su hija desde la cárcel: “Nada puede sucederme que Dios no lo permita. Y si Dios lo permite, aunque nos parezca lo peor, será lo mejor para mí”. En los tiempos que vivimos es necesario no perder la alegría y tener esperanza, que es consecuencia de la fe, como virtud teologal, porque sabemos que Dios está con nosotros y nos dará la vida eterna. Él, que comenzó en nosotros la obra buena con el bautismo, la completará llevándonos al cielo, al final de los tiempos, como nos recuerda el Adviento.

Acabada la charla, continuaron los hermanos con la tradicional convivencia, para celebrar en comunidad la alegría de la Navidad, del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. Laus Deo.

MEDALLA MILAGROSA 2023

El 27 de noviembre celebra la Iglesia la fiesta de la Bienaventurada Virgen María Inmaculada de la Medalla Milagrosa. En este día de 2006 firmó monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, obispo de Córdoba, el decreto de erección canónica de la Hermandad Universitaria.

En 2009 acordó la Hermandad celebrar una vigilia, a las 17:30, hora de las apariciones de la Inmaculada a Santa Catalina Labouré, en la que se contemplaban las cuatro partes: Monición de la Medalla Milagrosa, Adoración al Santísimo Sacramento, Santo Rosario de Jaculatorias con las letanías de la Hermandad y Oración Final a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.

En 2014 la Hermandad introdujo el rezo del Ejercicio de los Siete Dolores de la Virgen a lo largo de la semana que une la fiesta de la Presentación de María con la de la Medalla Milagrosa. Tras la misa de cada día se considera uno de los dolores, hasta la Eucaristía del día 27, en que se cierra el piadoso ejercicio.

Ya por la tarde se celebra la hora santa con exposición mayor del Santísimo, que este año se ha trasladado a las 19:00 h. Presidió la ceremonia D. Fernando Cruz-Conde, asistido por NH Daniel Luque, en funciones de acólito. Hizo la monición de la Medalla NH María Luisa Córdoba y el Rosario de Jaculatorias el hermano mayor, Alberto Villar.