HACIA EL NUEVO CURSO

Septiembre es mes de excelencias marianas, en torno a la Natividad de Nuestra Señora y los Dolores de la Santísima Virgen. Con las dificultades propias de las restricciones que impone la pandemia de coronavirus, va comenzando el curso en las hermandades, que tiene su preámbulo en las celebraciones dedicadas a Nuestra Señora de la Fuensanta, Compatrona de Córdoba y Patrona de las Hermandades y Cofradías. Este año se han suspendido las procesiones, pero se han celebrado sus cultos con la solemnidad requerida. En las vísperas, el lunes 7 de septiembre, tuvo lugar el pontifical presidido por D. Demetrio Fernández González, obispo de la Diócesis, que dedicaron a Nuestra Señora las Hermandades y Cofradías de Córdoba, con asistencia de los miembros de la Agrupación y de las Hermandades, representadas por sus hermanos mayores, así como de numerosas instituciones civiles y militares. Nuestra hermandad estuvo representada por el hermano mayor, Alberto Villar.

Igualmente asistió el hermano mayor a la Función de Regla que dedicó a su titular la hermandad de Nuestra Señora de Villaviciosa, que tuvo lugar en su sede canónica, la parroquia de San Lorenzo Mártir, el día de su fiesta, 8 de septiembre de 2020, a las 20:00 horas. Presidió la ceremonia el párroco, D. Rafael Rabasco Ferreira, estando encabezada la mesa de oficiales por el hermano mayor, Martín Pedregosa. Al término de la Santa Misa, los capataces y costaleros, por voz de Antonio Joaquín Santiago Moreno, hicieron la ofrenda de una azucena de oro, que D. Rafael bendijo e impuso en la mano derecha de Nuestra Señora de Villaviciosa.

LA OBRA DEL ORATORIO

Tras solicitar el 9 de julio el preceptivo permiso del Obispado para la adquisición del local de calle Montero 22 duplicado, fue otorgado el mismo por la Comisión Diocesana el 21 de julio y firmado por el vicario general con fecha 23 de julio. Seguidamente procedió el hermano mayor a la gestión del préstamo con el Banco Sabadell, que se formalizó el 12 de agosto en la notaría de D. Rafael Díaz-Vieito Piélagos, actuando en nombre del banco D. Santiago Góngora Álvarez y por parte de la hermandad, N. H. Alberto Villar Movellán.

El viernes 14 de agosto de 2020, víspera de la Asunción de Nuestra Señora, tuvo lugar en el mismo oficio notarial la firma de la escritura de compraventa, actuando el propietario de la finca, el platero Rafael M. Rodríguez, y la Hermandad Universitaria, representada por su hermano mayor, Alberto Villar. Asistió como testigo N. H. Daniel Luque Ramírez, diputado mayor de gobierno.

Entretanto, a lo largo del mes adelantó la Junta de Gobierno la contratación de la puerta seccional que cerrará el futuro almacén de los pasos, previa solicitud de tres presupuestos a empresas especializadas. Se hicieron igualmente gestiones para recabar presupuestos de la obra de reforma, dividiendo en fases el proyecto aprobado por el Cabildo General el pasado 8 de julio. La primera fase consistirá en la reconstrucción del tabique de obra perimetral, para convertirlo en muro sólido, capaz de recibir las acometidas de agua y luz, así como la puerta del almacén. Esta fase incluye también la construcción de los aseos.

Solicitados presupuestos a siete empresas, se presentaron cuatro. El jueves 3 de septiembre se reunió la Junta de Gobierno para deliberar sobre las ofertas presentadas, optando por la más conveniente y asequible a las previsiones económicas de la hermandad. Finalmente, el sábado 5 de septiembre se formalizó el correspondiente contrato de reforma, firmado por el jefe de obra Antonio Barrón y el hermano mayor Alberto Villar, en presencia de N. H. Daniel Luque. Deo gratias.

UN LUGAR PARA EL SEÑOR

Dice el Señor: “Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18, 20). Es evidente que una hermandad está donde residen sus Titulares, pero no es menos cierto que necesita un lugar donde los hermanos puedan reunirse para la oración, para los cabildos, para la convivencia o para la custodia y mantenimiento de los enseres de culto. Donde hay dos o tres hermanos reunidos para cualquiera de estas funciones, allí está el Señor en medio de ellos. Por eso ese local, esa casa que la hermandad construye para que se reúnan los hermanos es un lugar donde está el Señor, en realidad, un lugar para el Señor.

Desde que la hermandad perdió la casa cedida por la parroquia del Sagrario, en la calle Samuel de los Santos, en aquel amargo día de Fátima de 2017, tuvo claro que era imprescindible encontrar un lugar propio, aun siendo humilde, de donde no pudieran echarla. Este fue el propósito expresado por el hermano mayor electo, Alberto Villar, el 2 de diciembre de 2018, que se convirtió en proyecto firme desde la toma de posesión de la Junta de Gobierno, el 28 de enero de 2019. A partir de entonces se sucedieron las visitas a diferentes inmuebles, se barajaron las posibilidades en Junta de Gobierno.

Finalmente, terminado el aislamiento forzoso por causa de la epidemia de coronavirus, N. H. Daniel Luque advirtió de la existencia de un local en la calle Montero, 22, cuya venta había conocido providencialmente mediante un pasquín que lo anunciaba en la esquina de la casa rectoral del Juramento.

Se trataba de un local en planta baja de un edificio residencial de cinco viviendas, con entrada por la calle Cristo de los Velasco, una de las cuales ocupa la planta alta situada sobre el local. Es una esquina privilegiada del paisaje urbano, centro focal en la contemplación de los campanarios de San Lorenzo y San Agustín. Realizada visita por la Junta de Gobierno, pareció apropiado a las necesidades de la hermandad y a sus posibilidades.

Seguidamente citó el hermano mayor a Cabildo extraordinario para tratar el asunto, el 8 de julio de 2020, a las 20:30, en la sacristía del Juramento de San Rafael. Un puñado de hermanos en una tarde calurosa escuchó la presentación que hizo el ponente, quien les explicó, una vez rezadas las preces, las necesidades perentorias de nuestra corporación de tener un lugar propio y digno para desarrollar sus actividades. A continuación, expuso, sobre las imágenes proyectadas en la pantalla, las características del inmueble y el anteproyecto de lo que podría constituir su distribución en el futuro, a medida que se acopiaran fondos para la reforma.

Esencialmente el proyecto contiene, en las proporciones reducidas que permite la planta, todo lo necesario para la hermandad, algo así, salvando las distancias, como ideó San Pedro de Alcántara en el Conventito de El Palancar, en Pedroso de Acim. Por la derecha, donde hoy tiene el local la puerta, se entraría a un vestíbulo, que comunicará con el oratorio, dedicado a nuestro Titular Santo Tomás de Aquino, el cual se cierra, mediante un tabique plegable, para separar el presbiterio del resto de la estancia, que servirá también como sala de oficiales y de formación. A la izquierda de la sala se abre una puerta que da paso al cenáculo, un pequeño espacio de convivencia con barra y servicios. Comunica éste con el almacén de los pasos, que ocupa toda la esquina del local, entre las calles Montero y Velasco. En el rincón de la derecha, al fondo, se sitúa la escalera, que baja a la planta de sótano, donde está previsto que se custodie el archivo y la ropería, así como todo el ajuar de la hermandad que dio servicio en la casa de Samuel de los Santos.

Presentó el hermano mayor los planos y su transcripción en 3D y, seguidamente, las propuestas para la financiación del proyecto. El local está valorado en 60.000€, que aportará mediante la fórmula de préstamo personal, el Banco Sabadell. La amortización de este préstamo se hará sin aumento de cuotas, sino por medio de suscripciones voluntarias entre hermanos, benefactores y devotos del Santo Cristo de la Universidad. Igualmente propuso ideas sobre determinadas acciones puntuales que deberán llevarse a cabo en fechas concretas para reunir fondos, e insistió en la importancia de la difusión de este proyecto entre los conocidos y seguidores de las redes sociales, porque muchos pocos hacen mucho. Tras el turno de debate, se pasó el asunto a votación, siendo la aprobación por unanimidad. Se cerró la sesión con las preces dirigidas por el hermano mayor. Laus Deo.

FIN DE CURSO

Como es tradicional, celebró la Hermandad el Fin de Curso 2019-2020 en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, 29 de junio, aniversario de la reconquista de Córdoba por Fernando III el Santo. Este año ha tenido la peculiaridad de un calor sofocante, agudizado por el obligatorio uso de las mascarillas. Un grupo de hermanos y feligreses se dieron cita para dar gracias por este curso diferente a todos los demás, privados de nuestra fiesta grande, pero cargado de oportunidades para reflexionar y rezar en común, mediante los medios electrónicos. Un curso que termina lleno de proyectos e ilusiones que sólo con la ayuda de Dios podrán salir adelante.

Presidió la Santa Misa nuestro Consiliario, D. Fernando Cruz-Conde, sirviendo de acólito N. H. Alberto Villar. Hizo las Lecturas y Salmo N. H. Miguel Rodríguez-Pantoja. El maestro Clemente Mata interpretó al órgano Pilat motetes barrocos de John Beckwith, Pablo Bruna y Antonio Correa Braga.

Don Fernando expuso en la homilía los distintos carismas de los Apóstoles Pedro y Pablo, de personalidades tan diferentes, pero tocados por la fe y el espíritu de Cristo. Pedro reacciona con vehemencia; duda del Señor muchas veces, le contradice y hasta le niega, pero se arrepentirá siempre, amoldándose a la voluntad del Maestro, a quien proclamará Cristo en Cesarea. Pablo, ferviente fariseo, persigue a los cristianos, pero, ante una experiencia inexplicable en el camino de Damasco, se convierte a Cristo y, tras un tiempo de meditación y preparación, será el máximo propagador de la fe. Ambos son los pilares de la Iglesia, escogidos de manera diferente por Cristo para perpetuar su obra. Una obra que ha resistido todas las tempestades de los tiempos, porque es obra de Dios, no de los hombres, Cualquier buena obra, si es de Dios, tiende a permanecer, mientras que, si pertenece a los hombres, se desvanece con facilidad.

Al término de la Santa Misa, D. Fernando procedió a bendecir el cuadro con el Santo Cristo de la Universidad que esta Hermandad regalará, por acuerdo de la Junta de Gobierno, al convento de las Hermanas de la Cruz, grandes devotas de nuestro Santo Cristo. Lleva impresa en lienzo una preciosa foto de José Ignacio Aguilera, con una leyenda que reza: “Verdadera imagen del Santo Cristo de la Universidad, Titular de la Hermandad Universitaria de Córdoba, que se venera en la iglesia del Juramento de San Rafael. Diola la Hermandad a las Hermanas de la Cruz para que la encomienden al Señor. Córdoba, 9 de junio de 2020”. Fecha que conmemora el trigésimo aniversario de la bendición de Nuestra Señora de la Presentación.

El sábado 4 de julio fueron citados los hermanos para hacer la entrega del cuadro a la comunidad. Reunida ésta en la capilla lateral, a las 12:00, el hermano mayor Alberto Villar desenvolvió el cuadro y dio lectura a la dedicatoria, en un sencillo acto, convocado al toque de campana por sor Amparo, puesto que la superiora había tenido que marchar con urgencia a Sevilla. Fueron testigos NN. HH. María Teresa Dabrio y Daniel Luque. Laus Deo.

CORPUS CHRISTI

El sábado 13 de junio asistió invitado el Hermano Mayor al Solemne Triduo que la Hermandad Sacramental de Ánimas dedica al Santísimo en su sede parroquial de San Lorenzo Mártir. Presidió la solemnidad el párroco, D. Rafael Rabasco, ante el altar del venerado Cristo de Ánimas, adornado por la Hermandad con el ejemplar gusto que la caracteriza.

La mañana del Corpus, domingo 14 de junio, amaneció espléndida, para acoger un Corpus de mediodía, celebrado en la Catedral con todas las precauciones establecidas con motivo del estado de alarma. Ello no quitó solemnidad al pontifical presidido por el Ilmo. Sr. D. Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba, con asistencia de las autoridades municipales, civiles y militares, así como de las cofradías, que habían sido invitadas con limitación de dos hermanos por corporación. Representaron a la Hermandad Universitaria el Hermano Mayor, Alberto Villar Movellán, y la Vicehermana Mayor, Amalia Hidalgo Fernández.

Terminada la solemne eucaristía, discurrió la procesión claustral con la custodia de Arfe por el patio de los Naranjos, con el cuerpo de clérigos y la presidencia del Sr. Obispo y demás autoridades, permaneciendo las representaciones de Hermandades a lo largo del muro de Abderramán, bellamente adornado con tapices y reposteros, y de las galerías este y norte. La custodia giró frente a la Puerta del Perdón, para entrar de nuevo en las naves de la Catedral.

FIESTA DEL SANTO CRISTO 2020

Con las debidas precauciones, por causa del estado de alarma, se celebró este año la fiesta del Santo Cristo de la Universidad, el Jueves de Corpus, 11 de junio de 2020, a las 21:00 horas. Se hizo sin solemnidad, para evitar el peligro de contagio. Quedó la sagrada imagen del Señor en su altar, iluminado por los faroles de viático y seis de mano. Asistió un numeroso grupo de hermanos y miembros de la Junta de Gobierno, deseosos del reencuentro.

Presidió la Santa Misa nuestro Consiliario, D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, haciendo el servicio de acólito N.H. José Cabrera Torres. Hizo la lectura y salmo N.H. Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez. D. Fernando destacó en la homilía el significado de realizar la fiesta del Santo Cristo en el Jueves del Corpus. Puso en relación la donación incruenta de su Cuerpo y su Sangre que supone la institución de la Eucaristía, en la cena del Jueves Santo, y la inmolación cruenta en la cruz el Viernes Santo, que es la donación al Padre para la redención del género humano. En el sacrificio de la Misa van íntimamente unidas las dos cosas. Cristo se da cada día al Padre y se da igualmente a nosotros, para hacerse uno con nosotros.

Tras la homilía, hizo la Protestación de fe N.H. Juan Luque Carrillo, Vicetesorero, y a continuación, el Hermano Mayor dio la carta de ingreso a dos nuevas hermanas. Por las mismas razones sanitarias, se omitió este año el rito de renovación de la jura de Reglas de los hermanos, que es costumbre en las celebraciones estatutarias de la Hermandad.

Con motivo de esta festividad, la Hermandad ha emitido por el canal de YouTube tres de los vídeos históricos. El primero, el miércoles 10 de junio, Segunda salida 2008, la primera vez que Nuestra Señora de la Presentación fue llevada por costaleros en su paso; a continuación, el viernes 12, Jueves de Pasión 2011, la primera salida del Santo Cristo de la Universidad y la primera estación de penitencia en el Sagrario de la Catedral; y finalmente, el domingo 14, Corpus Christi, Del Camino al Juramento 2012, que recoge la estación en el Sagrario, con la última salida de San Pedro de Alcántara y la primera entrada en el Juramento de San Rafael.

EL LARGO PERIODO DE RECLUSIÓN

Apenas celebrados los cultos de marzo, que tuvieron lugar el domingo 8 de ese mes, decretó el Gobierno el estado de alarma y confinamiento, que se prolonga ya por más de tres meses, aunque en las últimas semanas ha permitido recuperar algo de la actividad social.

  Durante este tiempo de clausura, nuestra Hermandad, como todas las demás, se ha visto privada de la presencia en los días santos de la Semana Mayor. Sin embargo, la Hermandad no ha permanecido ociosa, gracias a las posibilidades que ofrecen las redes sociales. Por medio de la plataforma Zoom los hermanos han podido participar en la oración colectiva, si cabe, con más asiduidad que de costumbre. El lunes 30 de marzo ensayó la Junta de Gobierno el rezo del Santo Rosario, que se abrió a partir del 1 de abril a todos los hermanos. Comenzó en este día la contemplación de los Dolores de Nuestra Señora, hasta el Martes Santo, que se rezó el Séptimo Dolor.

El Jueves de Pasión, 2 de abril, se rezó el ejercicio del Vía crucis, rememorándose también el traslado de Nuestra Señora al paso.  El Martes Santo, 7 de abril, se sustituyó la estación de penitencia por el rezo del ejercicio de las Cinco Llagas. El Miércoles Santo se cerró esta serie de encuentros, unidos por la oración, con el ejercicio del Santo Vía Crucis en la víspera de la cena del Señor.

El Sábado Santo, 11 de abril, los hermanos pudieron seguir la veneración extraordinaria de la Sabana Santa, desde la Catedral de San Juan Bautista de Turín, ceremonia especial para pedir al Señor el cese de la pandemia de coronavirus, que presidió el arzobispo diocesano y custodio de la Síndone, Monseñor Cesare Nosiglia.

El 19 de abril, domingo I de Pascua, participaron los hermanos, mediante la plataforma Zoom en los cultos del mes de abril cantándose el Regina Coeli y rezando el Santo Rosario y el ejercicio de las Cinco Llagas Gloriosas; a continuación, los participantes siguieron la Santa Misa por uno de los canales que la emiten en directo.

Precisamente el 10 de abril abrió la Hermandad en pruebas el canal de YouTube, que se estrenó el 4 de mayo para transmitir en directo la Santa Misa de la Sábana Santa desde la capilla del palacio arzobispal de Turín, presidida por Monseñor Cesare Nosiglia, arzobispo de Turín y custodio de la Sábana Santa. Así mismo se pasaron por el canal de YouTube los cultos del mes de mayo, el día 10, V domingo de Pascua. Se transmitió la Santa Misa desde la basílica del Gran Poder en Sevilla, presidida por el rector de la misma, Rvdo. P. D. Francisco de Borja Medina-Delgado. Con este motivo la Hermandad ofrendó sendos ramos de flores a los venerados Titulares de la Hermandad sevillana.

El 13 de mayo conectó el canal de la Hermandad con el Santuario de Nuestra Señora de Fátima, para transmitir la Santa Misa, completada por el rezo del Santo Rosario por parte de los hermanos.

A principios de junio se alivió la reclusión y fue posible celebrar los cultos en el Juramento de San Rafael, que se recuperaron el domingo 7, Solemnidad de la Santísima Trinidad, cuya misa presidió D. Fernando Cruz-Conde.

El 9 de junio celebró la Hermandad la Santa Misa en acción de gracias en el trigésimo aniversario de la bendición de Nuestra Señora de la Presentación. Presidió la Eucaristía el Rvdo. P. D. José María Muñoz Urbano, vicario de Cristo Rey y sacerdote caballero eclesiástico de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén; hizo la monición el hermano Mayor y la lectura y salmo, N.H. Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez.

En este tiempo, la Hermandad ha procurado atender, dentro de sus posibilidades, las graves carencias que ha sufrido la parte más necesitada de nuestra sociedad cordobesa, acudiendo a la llamada que se hizo desde la Agrupación de Hermandades y Cofradías por diversas instituciones.

CURSO DE FORMACIÓN

El pasado sábado 7 de marzo de 2020 tuvo lugar en el oratorio de la Sábana Santa del Juramento de San Rafael la sexta charla del presente curso de formación 2019-2020. Estuvo a cargo del catedrático de Historia del Arte Alberto Villar Movellán, que desarrolló el tema “La Sabana Santa, el cine y la nueva iconografía de Jesús Nazareno”.

Explicó nuestro hermano mayor cómo el origen del cine había coincidido en fechas con el impacto que causara la fotografía de Secondo Pía hecha a la Síndone de Turín en la ostensión de 1898. Desde su origen, el cine se ocupó de captar imágenes de la Vida y la Pasión de Jesucristo, siendo el personaje que más veces ha sido llevado a la gran pantalla.

Expuso el origen de la iconografía de Jesús Nazareno y la persistencia de la imagen de Cristo cargado con la cruz entera, aunque desde el siglo XVI hay testimonios científicos de que los condenados cargaban sólo con el patibulum. Presentó algunos de los escasos ejemplos de esta opción en la pintura del Renacimiento.

Al comienzo de la cinematografía, autores como los hermanos Lumière hacen meros escarceos, en los que se filman representaciones teatrales, al modo de los misterios; otras veces se actúa exprofeso, pero con escaso cuidado en la puesta en escena. La primera obra cuidada, coloreada incluso en parte, es la serie de escenas de la Vida y la Pasión de Jesucristo, realizada por Ferdinand Zecca entre 1902 y 1903. Aunque no las terminaría hasta 1907, las escenas de la Pasión influirán en otros autores, muy significativamente el paisaje urbano de la calle de la Amargura, con sus arbotantes de origen medieval, o el soldado romano a caballo. El rostro del Ecce Homo no es ajeno al del Hombre de la Sábana Santa, identificable por la forma de la barba y las guedejas laterales, pero, sobre todo, por el único reguero de sangre en la frente, semejante a la mancha en épsilon del Hombre de la Síndone.

Será a partir de la obra de Alice Guy-Blaché, en El Nacimiento, la Vida y la Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (1906), cuando el cine tome conciencia de lo que significa narrar una historia, concretamente una historia sagrada. Aparecen ya aquí unos escenarios que se repetirán en las producciones futuras, como la galería trífora del Pretorio o la calle de la Amargura, que repite los arbotantes de Zecca. Cristo carga una enorme cruz, pero los malhechores llevan únicamente el patibulum. El soldado a caballo que abre el cortejo es otro recurso que el cine repetirá copiosamente.

En 1916, en el Christus de Giulio Antamoro, vemos a Simón de Cirene, que ayuda a llevar la cruz de una forma más lógica, de modo que él sostiene el brazo derecho del patíbulo y Jesús, el izquierdo.

Gólgota. 1935

En los años 20 encontramos ya grandes superproducciones como Rey de Reyes (1927) de Cecil B. De Mille, cuyo Jesús con la cruz a cuestas no dejará de influir en importantes imágenes de postguerra, caso de Jesús Nazareno del Paso, realizado por Mariano Benlliure en 1940 para la hermandad malagueña de la Esperanza. En la década siguiente se realiza la magnífica Gólgota (1935) de Julien Duvivier, donde se aprecia aún mayor influencia del rostro de la Síndone, unida a otros importantes detalles arqueológicos, como la corona de espinas en forma de casquete o el titulus crucis escrito de derecha a izquierda.

En la década de los 50, ya perfectamente desarrollados el color y la escenografía en exteriores, surgen algunas producciones ambiciosas y con sentido catequético, la más famosa, Los Misterios Dolorosos del Rosario (1957), del Padre Peyton. El Cirineo lleva aquí la cruz al modo iconográfico tradicional, para pasar luego a cargarla él solo. Los malhechores llevan el patíbulo amarado con cuerdas y uno de ellos protagoniza una caída de bruces muy realista, propia de quien sufre ese suplicio. Se llega así a las grandes superproducciones de los 60, década en la que publica monseñor Giulio Ricci sus trabajos fundamentales sobre el Hombre de la Síndone, en los cuales describe perfectamente el martirio de Jesús, tal como se deduce de los datos de la Sábana Santa. De esta investigación es deudora Jesús de Nazaret, realizada por Franco Zefirelli en 1977, película en la que vemos por fin a Cristo llevando únicamente el patíbulo atado con cuerdas camino del Calvario.

Cristo del Madero y la Verónica. 1989

Es a raíz de esta película cuando se genera la nueva iconografía pasionista de Jesús Nazareno, gracias a la obra del imaginero murciano José Hernández Navarro, que la ofrece por vez primera en el grupo Cristo del Madero y la Verónica (1989), para la Hermandad de los Moraos en Callosa de Segura, Alicante.

Tanto la coronación de espinas como el camino del Calvario, acordes con los estudios de la Sábana Santa, son plasmados con verosimilitud en el cine de los 80, singularmente en La última tentación de Cristo (1988), de Martin Scorsese, que llega a plantear una crucifixión que responde a la del esqueleto del crucificado de Jerusalén, hallado por Vassilios Tzaferis en 1968 y publicado en 1985. La nueva escenificación del camino del Calvario se respeta en producciones de los 90, como Jesús (1999), de Roger Young.

Mel Gibson en La Pasión de Cristo (2004), vuelve al sistema tradicional, Cristo con la cruz entera y los malhechores con los patíbulos. La cruz, cepillada sólo en los frentes, es deudora de las que aparecen en Barrabás (1961), de Richard Fleischer, mientras que el Cirineo ayuda de un modo que recuerda al propuesto por Giulio Antamoro en Christus (1916). En cambio, se aprecia la influencia de los estudios de la Síndone en el rostro torturado de Cristo y en el paño de la Verónica, que se inspira claramente en la reliquia de Turín.

Aunque se ha atribuido a Miñarro la inspiración en esta película para concebir una obra como nuestro Santo Cristo de la Universidad, dicha afirmación carece de fundamento, puesto que los estudios de Miñarro sobre la Síndone son anteriores al estreno de la película y porque el escultor ha plasmado en la imagen los conocimientos rigurosos sobre la Síndone y el Sudario de Oviedo, absolutamente ajeno a las visiones de la beata Ana Catalina Emmerick, publicadas por Clemens Brentano, que son las que inspiran a Gibson en las escenas más cruentas. Miñarro sí ha utilizado, en cambio, el modelo de Fleischer y de Gibson en la cruz cepillada que lleva en procesión su Nazareno de la Humildad (2004), de la Hermandad sevillana del Cerro.

El modelo de Cristo con el patíbulo amarrado ha tenido éxito en levante, como se aprecia en la obra del imaginero murciano Galo Conesa, por ejemplo, el Cristo del Madero (2010), para la Archicofradía del Nazareno de Alhama, Murcia, o el de la Humildad y Paciencia (2014), para Horcajo de Santiago, Cuenca. A la misma opción iconográfica responde el Jesús Condenado (2012), titular de la Hermandad Universitaria de Cáceres, obra del sevillano, afincado en Cáceres, Antonio Fernández Domínguez, a quien pidió la hermandad que se inspirara en el Hombre de la Sábana Santa, y el precioso grupo de Jesús Nazareno y el Cirineo (2016), de la Cofradía del Cristo de la Bienaventuranza de León, obra de los gaditanos Ana Rey y Ángel Pantoja. Estas últimas imágenes suponen la introducción del nuevo modelo iconográfico entre los artistas andaluces, si bien en obras realizadas para fuera de Andalucía.

N. H. MARÍA ÁNGELES RAYA EN CÍRCULO

Organizado por el diario ABC y patrocinado por el Cabildo Catedral, se está celebrando en el Círculo de la Amistad el segundo ciclo de conferencias “El Templo de Córdoba”. El pasado 5 de marzo le correspondió intervenir a N. H. Ángeles Raya, profesora titular de Historia del Arte y vocal de la Junta de Gobierno de esta Hermandad Universitaria. En un Salón Liceo repleto de público, fue presentada la ponente por la directora del ciclo, la profesora D.ª Gloria Lora Serrano, de la Universidad de Sevilla, y el profesor y académico D. José Calvo Poyato.

La profesora Raya desarrolló el tema titulado “La joya de la Catedral de Córdoba: el Crucero”. Se refirió en primer lugar a la construcción gótica y verdaderamente singular del primer coro, presidido por la capilla de Villaviciosa, para pasar después al estudio de la capilla mayor y coro nuevos, elevados en el centro de la vieja mezquita, como fruto de una necesidad funcional y de una mentalidad nueva, como era la del Humanismo. Esbozó la personalidad del obispo D. Alonso Manrique, que decide comenzar la obra nueva en 1523, y de los demás prelados que habían contribuido a continuarla, hasta llegar a D. Francisco Reinoso, con el que se logran cerrar las cubiertas, pendientes de ejecución durante muchas décadas.

Explicó el papel desempeñado por el Cabildo, durante la polémica decisión de Manrique y luego, a lo largo de la obra. Y se detuvo muy especialmente en la secuencia constructiva del nuevo edificio, que había ido elevándose bajo la dirección del gran arquitecto Hernán Ruiz el Viejo, con un patente cambio de gusto, del gótico inicial al renacimiento, hacia 1530. Las obras fueron continuadas a su muerte por su hijo y sucesor en el oficio, Hernán Ruiz el Joven. Finalmente, el obispo Reinoso trajo al arquitecto castellano Diego de Praves, que ideó las cubiertas, quedando concluida la obra en 1607, al comienzo del episcopado de fray Diego de Mardones.

Asistieron al concurrido acto, que fue muy aplaudido, entre otras personalidades, el deán de la Catedral, D. Manuel Pérez Moya, el canciller-secretario general del Obispado, D. Joaquín Alberto Nieva, el director de ABC Córdoba, D. Francisco Poyato, y el coronel D. Nicolás de Bari Millán Cruz, vicepresidente del Círculo de la Amistad, así como la exdirectora el Museo de Bellas Artes de Córdoba, D.ª Fuensanta García de la Torre. Estuvieron presentes igualmente el hermano mayor, Alberto Villar, varios miembros de la Junta de Gobierno y numerosos hermanos universitarios.

EL CRISTO DE MIAMI

La realización del Santo Cristo de la Universidad en 2010 suscitó todo tipo de reacciones, bastantes de rechazo, a causa de la veracidad con que estaban representados en la imagen los tormentos que sufrió el Hombre de la Sábana Santa. Sin embargo, la unción profunda de su expresión icónica convenció a muchos de que estábamos ante una imagen muy real de los padecimientos que Cristo sufrió por nosotros. Por esa razón generó el deseo de obtener una copia y el profesor Juan Manuel Miñarro comenzó a recibir encargos en este sentido, el primero, de la población malagueña de Cártama, concretamente de la parroquia de San Isidro Labrador.

La actitud del escultor fue entonces y sigue siendo hoy, afortunadamente, la misma: el artista no es un fabricante de copias u objetos en serie. La imagen podrá tener las medidas del Hombre de la Sábana Santa, pero ha de ser diferente en cada caso, una obra nueva y más avanzada. Así nació la bella imagen del Cristo de la Misericordia, de Cártama Estación (2015), un Cristo vivo, que implora al Padre, con morfología sindónica y clavos en las muñecas, pero que mantiene también rasgos tradicionales de la imaginería andaluza, como la cruz arbórea o el pie derecho clavado sobre el izquierdo.

Séptima Palabra. Zaragoza, 2015
Séptima Palabra. Zaragoza, 2015

Otro tanto podría decirse del magistral Cristo de la Séptima Palabra (2015), de la basílica del Pilar, de Zaragoza. Su fisonomía es sindónica, pero rehúye a propósito la representación de la Síndone, para adentrarse en los detalles de la tanatología forense: facies precadavérica, sudoración, mirada desvanecida, realismo en las heridas. Todo ello sin olvidar la tradición de un expirante tan colosal como el Cachorro de Triana, de Francisco Antonio Gijón (1682).

Igualmente distinto es el Cristo de la Fundación (2018) de Cabra, de rasgos sindónicos, como conviene al Museo de la Pasión, que hizo el encargo. Obra excelente que escapa, sin embargo, al programa riguroso del Hombre de la Síndone, al presentarlo con cuatro clavos, el pie derecho sobre el izquierdo, junto con otras licencias que refuerzan la personalidad del artista y lo diferencian del Cristo Universitario. Todos los citados coinciden en que son crucificados vivos.

Caso diferente es el encargo de la parroquia del Corpus Christi de Miami (Florida, EE.UU.) Esta feligresía, formada mayoritariamente por población de origen hispano, de tradición católica, mantiene una Hermandad del Cristo de Medinaceli y María Santísima de la Esperanza Macarena, que tenía interés en incorporar un crucificado, sirviéndose igualmente otra copia, en este caso, la del Santo Cristo de la Universidad. El profesor Miñarro convenció a sus responsables de que no les podía hacer la copia que solicitaban, pero sí un crucificado sindónico. Finalmente se concretó el encargo, que ya es una realidad, el último de los grandes crucificados de Miñarro.

Miñarro. Cristo para Miami, 2020

A fin de febrero han viajado a Sevilla dos de los responsables, el arquitecto Fabián Sánchez y su esposa Paula, para admirar el resultado en el taller de Miñarro. Ciertamente puede catalogarse como una versión libre del Cristo de la Universidad, el más próximo conceptualmente, pero con las licencias necesarias para introducir los avances de la investigación y evitar su clasificación como copia. Es más estilizado de figura, con largos brazos y corona de tipo diadema. Como nuestro Titular, está representado muerto, con los clavos en las muñecas y el pie izquierdo sobre el derecho. El perizoma responde al mismo concepto, pero volteado horizontalmente y con las dos moñas que tuvo el modelo en barro del universitario. En cambio, no reproduce con rigor, como el primero, las heridas por flagelo del Hombre de la Síndone.

La mayor novedad que incorpora deriva de las investigaciones del EDICES sobre el Santo Sudario de Oviedo, bajo la dirección de Alfonso Sánchez Hermosilla. Se trata de la representación de la herida correspondiente a la salida de la lanzada, por el cuarto espacio intercostal, junto a la columna vertebral y el omoplato derecho. En efecto, se ha contrastado la presencia de esa herida posmortal, tanto en la Síndone como en el Sudario.

Aprovechando su estancia en Sevilla, los responsables del Corpus Christi de Miami, Fabián y Paula Sánchez, se desplazaron hasta Córdoba el lunes 2 de marzo de 2020, para conocer la imagen del Santo Cristo de la Universidad, que les ha servido de referencia para encargar el nuevo a Miñarro. Fueron recibidos por el hermano mayor, Alberto Villar, y la vocal de Cámara, Mercedes Fernández, quienes les explicaron las características de nuestra Hermandad y su devoción por la Síndone, que pudieron también comprobar en el oratorio de la Sábana Santa. Llegada la hora del almuerzo, siguió la reunión en una cercana taberna, donde departieron acerca de las características sociales del barrio y parroquia del Corpus Christi y de la Hermandad del Cristo de Medinaceli y la Esperanza, mientras degustaban algunas de las especialidades cordobesas.

Damos gracias a Dios por la devoción creciente que observamos hacia el Santo Cristo de la Universidad en diferentes partes del mundo, capaces de generar encargos que tienen como segura referencia el modelo único de nuestro sagrado Titular. Que Él bendiga a todos los que se le acercan. Laus Deo.